Actualizado hace: 43 minutos
Miguel Ángel López Leones
Estructura del himno a montecristi

Luego de la fecha de celebración del 164 aniversario de emancipación política de nuestro querido y glorioso cantón Montecristi, es necesario destacar uno de los símbolos patrios cuyo contenido literario describe el sentir glorioso al saludar e invocar a Montecristi en su magna independencia.

Miércoles 03 Diciembre 2014 | 04:00

 Este himno fue escrito por  Temístocles Estrada y musicalizado por el señor Jorge Mero,  valiosos personajes que con arte y estética brindaron su inspiración a nuestro suelo natal. Temístocles nació en Bahía de Caráquez pero residía en Guayaquil. 

Jorge Adalberto Mero, compositor montecristense, dio la música del himno Montecristi, el  mismo que el 6 de octubre de 1974 tuvo un arreglo armónico de parte de extinto y distinguido manabita, don Constantino Mendoza Moreira.
Cabe destacar que don Jorge Mero fue director de algunas bandas de músicos en esta provincia, y a la edad de 95 años murió en Charapotó, donde se lo conocía con todo respeto como “El maestro Mero” 
La estructura del himno a Montecristi se inicia con un coro y continúa con ocho estrofas en cuartetos armoniosos de versos endecasílabos, que termina en palabras graves, con rima consonante y alterna y con acentos constituyentes propios de un verdadero himno con todos sus elementos clásicos de una métrica perfecta del verso castellano. En la estructura de este himno se deben respetar todos los elementos constituyentes, inclusive su forma, ya que no se ha dado una publicación exacta, existe con nueve estrofas, luego con cinco, incluyendo el coro,  y por último hasta en prosa.
Nuestro inconfundible himno transporta los sentimientos del alma con emoción y no se puede por ningún momento “interferir su fondo y forma”; por tanto, al transcribirlo y entonarlo debemos guardar el debido “respeto y atención que se merece”.
Además se le recomienda y se le sugiere al director del Departamento de Cultura del Gad Montecristi, que no se puede “improvisar”, al mencionar por una emisora que el extinto músico manabita Dacho Pablo diera música con su piano al himno a Montecristi. Por lo tanto, los símbolos patrios cantonales son sagrados desde su esencia, “llamamos a la reflexión y no caer en vacíos en datos históricos”. 
Desde esta tribuna brindamos el reconocimiento a la dama montecristense, poetisa, declamadora, alfarista y presidenta de la Casa de la Cultura, núcleo Montecristi, doctora Bety Mendoza de Balseca, que formando un jardín de rosas, proclama un justo homenaje al himno a Montecristi en toda su estructura. Siempre la vamos a tener en nuestros corazones por defender y mantener viva la historia y los símbolos patrios. 
¡Viva Montecristi! 
 
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala