Actualizado hace: 2 minutos
Alfonso Delgado
Diciembre, el ultimo el año

Ha comenzado diciembre, el último mes del año; y con este termina el 2014. Parecería que el tiempo transcurriera más rápido, porque los meses, las semanas y los días se han ido volando.

Miércoles 03 Diciembre 2014 | 04:00

 Parece que fue ayer cuando se quemaron los monigotes en señal de despedida del año que terminaba y a fines de este mes nos tocará quemar los del año 2014.

Lo cierto es que el lunes comenzó diciembre y con ello el mes de importantes celebraciones, teniéndose en primer lugar, que después de  3 días, el próximo sábado, Quito, la capital de la República estará conmemorando 480 años de su fundación española, hecho sucedido el 6 de Diciembre  de 1534, 76 días después que los mismos españoles fundaron Charapotó, en lo que es hoy Manabí, allá un 21 de Septiembre de ese mismo año de 1534. La fundación de Charapotó  fue dirigida por Pedro de Alvarado, mientras que la de Quito por Sebastián de Benalcázar.  Esta ciudad fue identificada como San Francisco de Quito, caracterizando así su nombre con el de un santo católico. Lo mismo sucedió con Santiago de Guayaquil, Santa Ana, de los 4 Ríos de Cuenca, San Antonio de Caráquez, para citar unos cuantos ejemplos.
Sin lugar a dudas, la fecha conmemorativa más importante de Diciembre es el 25, en que se celebra la Navidad, día de trascendencia en el mundo cristiano, ya que precisamente hace 2014 años nació el Niño Jesús,  el Hijo de Dios hecho Hombre, comenzando con ello una nueva era con el calendario mundial, al que se identifica sus acontecimiento como antes o después de Cristo. Este nacimiento de Jesús un 25 de Diciembre, está dedicado año a año a festejar principalmente a los niños, así como a la familia de Manera general. Es un día dedicado a la unión, a la Paz y a la confraternidad. Es un día que se caracteriza también por la entrega de regalos y por la ya tradicional cena de Noche Buena, en la que el Principal alimento lo constituye el pavo.
El miércoles 31 será el último día del año y con ello termina el 2014, que como todos identifican a los anteriores, este también se iría sin pena ni glorias. Con más penas que gloria. Y es por esto que se queman los monigotes, para que con esa quema se vayan por siempre todas las cosas malas y con el nuevo año renazca la esperanza de días mejores. Hasta tanto, nuestro homenaje a Quito por su fundación conmemorativa.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala