Actualizado hace: 4 horas 31 minutos
Entrevista
Alberto Acosta: "La Constitución esta siendo desfigurada"

Alberto Acosta, expresidente de la Asamblea Nacional Constituyente en el 2008, conversó con El Diario sobre el paquete de enmiendas que se analiza en la Comisión Especializada y que envió el bloque de Alianza PAIS.

Domingo 30 Noviembre 2014 | 10:53

El Diario: ¿Cómo ve usted que la Corte Constitucional haya decidido de que se enmiende la Constitución de 2008?
Alberto Acosta: La Corte Constitucional es una simple caja de resonancia de Carondelet. Perdió la posibilidad de ser independiente, como manda la Constitución de Montecristi, desde cuando el Tribunal Constitucional la violó al metamorfosearse en Corte Constitucional sin ninguna atribución establecida en la carta magna. Quienes debían ser los primero defensores de la naciente Constitución elaborada en tierras manabitas fueron sus primeros violadores. Y desde entonces esta Corte está subordinada al poder del caudicllo del siglo XXI: Rafael Correa.
ED: Según la Corte Constitucional, las modificaciones no implican cambios en la estructura del Estado. ¿Qué opina al respecto?
AA: Los miembros de la Corte Constitucional simplemente procesaron las instrucciones del gobierno, olvidándose de lo que significa una república y una democracia. Ya en el año 2011 fueron cómplices de los atropellos a la Constitución permitiendo que el presidente Correa “meta mano a la justicia”, ahora sigen en esa línea.
ED: El presidente Rafael Correa ha dicho que ‘’hay errores’’ y por eso se realizan las enmiendas. ¿Cree ud. que existen esos errores?
AA: Los cambios a la Constitución deberían darse para corregir posible errores y sobre todo para mejorar la calidad de la democracia, no para la concentración del poder del gobierno central y de su presidente.
ED: ¿Cómo ve ud el tema de la reelección indefinida?
AA: La reelección indefinda debería ser confrontada con los principios que implica el Estado constitucional de derecho y justicia, la democracia, y la República. A contrapelo de la pobre resolución de la Corte Constitucional, que dice que el constituyente no consideró la alternabilidad, hay que recordar que ese tema fue ampliamente debatido en Montecristi. Allí no solo se prohibió la reelección indefinida del presidente y vicepresidente (artículo 144), sino de todas las personbas elegidas por voto popular (art. 114); inclusive se prohibió la reelección para el defensor público (art. 192), el fiscal (art. 196), los miembros del consejo de la judicatura (art. 179); también se estableció la alternancia en todas las organizaciones socialee (art. 96), partidos políticos (art. 108) , consejos de igualdad (art. 157). Lo que se quería es terminar con los caudillos y caciques que se perennizaban en el poder; un reclamo popular expresado desde hace muchas décadas atrás. 
ED: Además de los 16 artículos, el Gobierno espera enviar otro paquete de enmiendas. ¿Qué implican todos estos cambios en la Constitución?
AA: La Constitución de Montecristi está siendo desfigurada por Correa y su gobierno, para seguir concentrando poder. La Constitución fue escrita por demócratas, con la participación activa de la sociedad, para un gobierno dispuesto a impulsar una revolución sobre bases de una democracia radical. No fue un traje a la medida para Correa, como decía la derecha que está fuera del gobierno. Ahora, Correa la violenta de forma sistemática, traicionando el mandato del pueblo que la aprobó en las urnas el 28 de septiembre del 2008. Y así anuncia nuevos cambios, como es el de eliminar la prohibición de mercantilizar los conocmientos ancestrales, tal como lo exige el TLC con la Unión Europea.  
ED: ¿Por qué cree que no se realiza una consulta al pueblo?
AA: La respuesta es sencilla. Basta una palabra de cinco letras: MIEDO. El correísmo se asustó el 23 de febrero pasado con el remezón electoral sufrido. Por esa razón, a renglón seguido, frenó la consulta de los Yasunidos, vía fraude. Y ahora no quiere que el pueblo se exprese en las urnas para decidir sobre los cambios constitucionales. Antes preguntaba sobre la corridas de toros, las peleas de gallos y los casinos, ahora no se atreve a que el pueblo decida sobre la reelección indefinida y los otros cambios que restringen derechos a la ciudadanía.
ED: ¿Qué camino le queda a la ciudadanía que pide una consulta popular?
AA: El primer camino es que la sociedad retome su capacidad organizativa y desde allí, las posibilidades de la democracia son múltiples. Una va por la senda de la presión social y la movilización, que ya se ha expresado en las calles, como sucedió el 17 de septiembre y recientemente el 19 de noviembre. Este proceso recién comienza.
Otra por la recolección de firmas para convocar a una consulta popular que no solo debería impedir la reelección indefinida, sino la reducción de derechos; tarea que debería ser liderada por personas que han declinado públicamente sus aspiraciones electorales inmediatas.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala