Actualizado hace: 13 minutos
René J. de la Torre Alcívar
Inventario de obras y de servicios

L os tiempos que vivimos son difíciles. El petróleo está a la baja. El tiempo electoral ya lo estamos viviendo. Se discute con pasión sobre la reelección inmediata. Las mujeres y los hombres de gobierno se defienden y atacan. Los adversarios siguen caminos parecidos. Lo sensato es bajar la confrontación. Defender la verdad con humildad y no deformar la historia. No hay que caer en el desánimo, las dificultades hay que enfrentarlas con responsabilidad. Pero si, es necesario hacer un inventario de las obras, las que están inconclusas, y si los servicios básicos, de luz, agua potable y otros son eficientes.

Jueves 27 Noviembre 2014 | 04:00

El Hospital de Especialidades de Portoviejo debe terminarse cuanto antes, la comunidad espera esa obra. El puente de El Guabito debe concluirse para impulsar el desarrollo de la comarca donde está ubicado.
Las obras portuarias de Manta no pueden seguir esperando. El aeropuerto Internacional Eloy Alfaro, ubicado en Manta, necesita que el edificio donde llegan turistas tenga servicios adecuados y no siga siendo una simple casa de un aeropuerto de segunda.
La carretera Pichincha-San Plácido-Portoviejo es de vital importancia que se concluya como una vía de primer orden. El banano que se produce en la zona de Quevedo, si la carretera fuera de primer orden debería exportarse por Manta, toda vez que Manta está mucho más cerca del canal de Panamá de los puertos que están al sur del país.
La carretera Portoviejo-Guayaquil y la Chone-El Carmen tiene que mantenerse siempre en buen estado. Por esas vías el tránsito vehicular es intenso. 
La carretera Chone-Canuto-Calceta-Junín-Pimpiguasí, que se contrató en marzo–2008, no puede seguir en la sala de espera. Por el tramo Chone-Canuto-Calceta se movilizan diariamente más de 500 alumnos que estudian en la Universidad de Calceta. De Junín a Calceta también se movilizan centenares de personas.
Hace poco se inauguró en la Tablada de Sánchez (Chone) una ciudadela de más de 80 casas. La ciudadela y las casas están bien construidas. Las casas son cómodas ¿De qué van a vivir los que moran en esas casas? Para llegar de Chone a la ciudadela hay que transitar seis kilómetros con una pendiente alta, y la vía es estrecha. ¿Quién va a ensanchar la vía? ¿Quién va a bajar la gradiente para que el tránsito vehicular no sea peligroso? Cuando se inauguró la ciudadela se discutió quien construyó la vía. Saltó el pleito de los letreros. Deben concluirse las obras iniciadas, pero al mismo tiempo no hay cómo descuidar los servicios de agua potable, alcantarillado, necesarios para que se desarrolle el buen vivir y la matriz productiva sea una realidad. Los servicios de salud han mejorado, pero resultan insuficientes porque cada día la morbilidad aumenta.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala