Actualizado hace: 5 horas 48 minutos
Guayas
Mujer da a luz con ayuda telefónica

Los dolores de parto despiertan a Anabel, de 22 años y con ocho meses de gestación. Camina al baño, siente que se le rompe el agua fuente, se angustia, vuelve a la cama.

Martes 17 Junio 2014 | 09:37

 Su papá, Carlos Balón, quien descansaba en un catre adjunto, sale en busca de su hija Bella (26) a otra casa, en el mismo barrio del cantón Balao, en el sur de la provincia del Guayas, distante a 135 kilómetros de Guayaquil. Bella llama por teléfono a la ambulancia municipal, la única en la cabecera cantonal. No logra comunicarse con el chofer. Éste, según el municipio, estaba llevando a un herido a Guayaquil. En este caso los bomberos no son opción, porque carecen de este tipo de unidades.

> ASUMEN EL PARTO.  Bella obtiene respuesta de la central ECU-911, con sede en Samborondón. Le indican que le enviarán la ambulancia más cercana, que está en Tenguel. Es decir, debía esperar 30 minutos como mínimo. 
Hasta eso las mujeres asumieron el parto. 
“Dígale que abra las piernas totalmente, porque eso va a ayudar a que salga el niño, que no las cierre (...), que puje, pero no con la garganta, sino con la fuerza del abdomen...”, le decía vía telefónica, alrededor de las 05h00, la doctora Jennifer Astudillo, de 28 años, al servicio del ECU-911.
Bella, nerviosa, repetía las palabras. Zulay, tía de las mujeres, también había llegado al auxilio de Anabel y asumido el rol de comadrona. Exclamó: “¡Se ve la coronita!”. Segundos después “¡Ya salió, ya salió, ya salió!”.
Hoy, madre e hija gozan de buena salud, pese a las circunstancias adversas del alumbramiento. Ellas fueron asistidas minutos después del parto por los paramédicos que llegaron en la ambulancia de Tenguel.  
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala