Actualizado hace: 1 hora 58 minutos
Nepal
El 10 por ciento de las mujeres de Nepal sufre prolapso uterino

El 10 por ciento de la población femenina de Nepal sufre prolapso uterino. Mujeres marcadas por una maternidad demasiado temprana, para las que los órganos genitales han dejado de ser aquello que se mantiene en el lugar debido, convirtiendo su vida cotidiana en un infierno.

Sábado 14 Junio 2014 | 10:11

En una estimación a la baja, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y el Instituto de Medicina de Katmandú calcularon que en total había 600 mil afectadas en el país, pero otros estudios locales y por regiones (el país tiene 75 distritos) elevan la cifra.

> LAS CAUSAS. Forzadas a casarse en su adolescencia, incluso antes de haber alcanzado la pubertad, varias veces madres a los 20, golpeadas y vejadas por sus familias políticas, en ocasiones violadas en el lecho conyugal, obligadas a trabajar durante horas bajo el sol en el campo y caminar durante horas en busca de agua y grano, aunque acaben de parir pocos días antes, malnutridas... Las historias y condiciones de vida de muchas de las que sufren este problema en Nepal, sobre todo en áreas rurales, son comunes. Son las causas de que sus músculos, aunque jóvenes, no aguanten sus úteros. Esta descripción bien podría ser la vida de Ram Kumari Yadav. “Soy pobre y no puedo trabajar bien. Tengo dolor en el abdomen. También en la espalda. No me puedo sentar correctamente ni juntar las rodillas. Me duele todo el rato”. Con un hilo de voz, sentada ladeada, descalza y en el patio de la casa de una vecina en Govindapur-5, para evitar ser descubierta por su marido hablando con desconocidos sobre sus problemas, Ram Kumari Yadav relata cómo ha sido su existencia desde hace tres décadas. No sabe la fecha exacta en la que su útero cayó y se le salió de su cuerpo por la vagina, sólo que fue al parir a su primogénita, de la que quedó embarazada pocos meses después de casarse, tras tener su primera menstruación. Hoy, cinco hijos después, esta mujer de unos 45 –desconoce su edad precisa– todavía no se ha sometido a la cirugía que necesita para tratar su prolapso uterino. Su marido no sólo no se lo permite porque no quiere dejar de mantener relaciones sexuales durante los días de reposo tras la operación, sino que, además, le pega y abusa de ella cuando llega borracho a casa.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala