Actualizado hace: 47 minutos
MES DEL MANABITISMO.
El confort de las casas manabitas

Vivir en una casa de la campiña manabita es convivir con la naturaleza. Disfrutar del aire fresco, de la iluminación natural y el estar en contacto visual con el entorno son algunas de las bondades que presenta la “arquitectura nativa” de la provincia.

Miércoles 11 Junio 2014 | 04:00

 
Una vivienda típica o vernácula, como la identifica el arquitecto Cristhian Romero, es sinónimo de confort. “Nuestra arquitectura nativa es intangible, si se pasa un día en el campo manabita sientes la diferencia; es una arquitectura de sensaciones”, destaca el profesional. 
Romero dice que las casas manabitas se dividen por áreas: la social, de descanso y de servicio, resaltando la sala y la cocina como los espacios más amplios.
El arquitecto Jaime Alarcón, coincide con este criterio. Él considera ésta, una característica fundamental debido al carácter hospitalario del manabita, que acoge a sus visitas en el hogar.
 
CARACTERÍSTICAS. Son viviendas livianas y frescas, precisamente por los materiales característicos con las que se construyen. Predominan la caña guadúa, el cady y los pilotes de madera. 
Otro identificativo de estas casas, son los corredores, balcones y la planta baja libre, donde es común ver las hamacas para el descanso. 
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala