Actualizado hace: 3 horas 41 minutos
Sociedad
La India, un retrete que está al aire libre

Cada amanecer y atardecer la escena de hacer las necesidades se repite en miles de descampados que convierten la India en el mayor retrete al aire libre del planeta.

Lunes 09 Junio 2014 | 04:00

Antes de que la mañana comience a clarear, Aditi se dirige a un descampado y defeca rodeada de decenas de otras mujeres, una práctica común en la India, país donde unos 593 millones de personas hacen su necesidades al aire libre. 
“Pusieron un retrete colectivo en el barrio, pero está siempre bloqueado y muy sucio”, explica Aditi, que vive en un barrio de chabolas de Nueva Delhi.
  CONSECUENCIAS SANITARIAS. En su vivienda, de una habitación, la joven de 28 años cuenta con un ventilador, una televisión y su posesión más preciada, su teléfono móvil, con el que habla con una hermana durante horas,  y su hijo se divierte con videojuegos.
En la India conviven todos los siglos de la historia, dicen los historiadores, y ahora existen más teléfonos que retretes en el país asiático, que ha experimentado un gran crecimiento económico en los últimos años, pero no ha mejorado algunos indicadores sociales.
El informe refleja que unos 1.000 millones de personas no cuentan con retretes en todo el mundo, pero la India lidera este indicador con un 48 % de su población sin acceso a ellos: 65 millones de kilos de excrementos humanos acaban en sus calles cada día.
Las consecuencias sanitarias son abrumadoras en el país en desarrollo: la abundancia de excrementos en las calles indias difunde enfermedades como cólera, disentería, hepatitis A, tifus, diarrea y desnutrición infantil.
Así, 1.000 niños indios mueren cada día a causa de diarrea, una enfermedad que, además, provoca desnutrición crónica, una afección que sufren el 48 % de los pequeños en el país y que provoca subdesarrollo físico y mental, según Unicef.
La falta de instalaciones sanitarias provoca también efectos colaterales inesperados, como el abandono escolar ante la falta de retretes en sus centros: 28 millones de niños no tienen váteres en sus escuelas.
 AFECTA A LAS MUJERES. Un hecho que afecta en especial a las niñas, que deben esperar toda la jornada hasta regresar a sus barrios para defecar u orinar en sus casas o al aire libre, por lo que muchas de ellas dejan de asistir a clases.
Las mujeres se enfrentan a otras dificultades ante la falta de retretes: evacúan en la oscuridad del amanecer y deben esperar todo el día para que el anochecer les vuelva a procurar cierta intimidad y evitar las miradas masculinas. 
Los hombres, en cambio, disfrutan de más libertad y hacen sus necesidades en cualquier parte: en Nueva Delhi la visión de un varón orinando en la calle es normal.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala