Actualizado hace: 14 minutos
Honores para Don Eliécer
Honores para Don Eliécer
Por: Jacinto García Delgado

Martes 03 Junio 2014 | 04:00

A sí de sencillo. “Don Eliécer Bravo Andrade fue un verdadero líder que nació de la humildad para servir a la comunidad”. De seguro que con su muerte algo digno y generoso también murió. Sí, falleció el patriarca de la política de Chone. Su féretro fue acompañado por quienes en forma multitudinaria llegaron a vitorear con emoción y fe su nombre, a manifestar ruidosos aplausos y vertieron lágrimas incontenibles y que aún no alcanzan a resignarse con su partida.

A la tarde del 20 de mayo del 2014 no puede descifrársela con palabras, hasta el sol se unió y contempló el paso del ataúd entre el coliseo y el municipio, la Iglesia y el cementerio, como queriendo reflejar con su luz su nombre, que es el más alto homenaje a su memoria.
¿Qué hace falta para que el GAD municipal de Chone le rinda honores? Importante e interesante que el salón de actos, monumental obra de la ciudad, lamentablemente destruida, sea reconstruida. Pero no basta la reedificación, sino que se honre el nombre del exalcalde Eliécer hacia la muralla de la inmortalidad.
Su propio cuartel general fue Chone: Los siete años de alcalde no son las únicas preseas conquistadas, porque antes fue miembro de la Asamblea Nacional Constituyente, a más de haberse desempeñado seis años como Presidente de Liga Deportiva, entre otras dignidades.
La política como arte de gobernar le dio grandes satisfacciones y como alcalde desde el municipio logró la ejecución del dragado del río; idea que se le ocurrió tras las inundaciones que sufrían las calles de Chone. 
También se destacó y llevó adelante la construcción del proyecto de electrificación; y con ello abrió, de par en par, el camino de todas las parroquias, especialmente las rurales campesinas, impulsándolas para que alcancen el desarrollo a través del agua potable.
Es meritorio resaltar que Chone es un pueblo que sabe de gratitud y durante el sepelio quedó demostrado el alto aprecio que se le tenía, tanta gente que salió de todos los hogares para reconocerle su valiosa e incondicional amistad. Reflexionando: Chone no puede quedarse huérfana de líderes, su nombre tiene que seguir palpitando en la familia Bravo Andrade, en los amigos inseparables y cercanos y en todos quienes conocieron sus virtudes humanitarias, para seguir viéndolo vivo con su altivez profunda, con su deseo trascendental de ver a la ciudad y cantón Chone en la cima del progreso..
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: