Actualizado hace: 53 minutos
Guido Álava Párraga
Existe una salida

La historia de la humanidad en todas las épocas transcurridas hasta el presente nos habla de crisis, en muchas de estas, algunas civilizaciones, imperios y naciones encontraron salidas hacia un cambio constructivo, a otras les fue difícil hallarla y se extinguieron.

Viernes 03 Enero 2014 | 04:00

Nuestra sociedad portovejense y manabita vive alarmada y acongojada por las múltiples manifestaciones de violencia, alcoholismo, drogadicción, sexo libre, embarazos no deseados, suicidios, males todos estos, propios de una crisis moral de envergadura que tiene como protagonistas principales ya no solo adultos si no a niños y adolescentes.
Por esta razón estamos más impactados, anonadados, unos conformados, otros sin atinar a encontrar una salida, viendo que el desastre continúa.
Lo penoso de aquello es que seguirá siendo así mientras el hombre continúe confundido, desconectado de los preceptos bíblicos, pues en estas condiciones, sus ideas, sus pensamientos y conceptos serán contrarios al conocimiento y sabiduría divina, en consecuencia no serán proclives a cumplir adecuadamente los roles de cónyuges y padres para formar familias funcionales, familias que construyan una sociedad en amor, justicia y paz.
Muchos pensarán que soy radical sin razón, pero no he encontrado en los cientos de libros que he escudriñado desde la perspectiva filosófica, psicológica, idealista y religiosa, instrucciones, estrategias y poder para transformar la manera de pensar y actuar que la gente del mundo sin Dios tiene. En aquel escenario excluyente de lo sacro permanecí por 50 años sin conocer la verdad. Agradezco a Dios que luego de haberme abstraído leyendo a fondo a Platón, Buda, Confucio y otros, permanezca desde hace diez años escudriñando con sumo interés y a fondo al maestro Jesús, lo estoy haciendo con el rigor de una cristología bien argumentada por algunas de las ciencias auxiliares de la teología como la hermenéutica, la exegética, la escatología y otras.
Me entristece mucho saber que personas con elevadas culturas sostengan conceptos contrarios o escépticos a los milenarios preceptos bíblicos que nos trajo Jesucristo. Por esta razón nuevamente les digo que existe una salida, solo que hoy deben decidir leer y aceptar que la Biblia es abundante en principios, mandamientos y extraordinaria sabiduría para vivir en paz, amor y justicia, valores propios del Reino de los cielos para la tierra, tomen la más extraordinaria decisión de sus vidas. ¡Háganlo, les será de inmensa ayuda!
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala