Actualizado hace: 3 horas 25 minutos
PORTOVIEJO
Cinco años después de la explosión en la vía Portoviejo-Manta

La llegada de un nuevo año aún despierta sentimientos encontrados en sus mentes. Han pasado cinco años del “infierno” que vivieron.

Miércoles 01 Enero 2014 | 04:00

Ellos son habitantes de la vía Portoviejo – Manta, cerca de las ciudadelas José Fernando y San Gregorio  o “La Piñonada”.
El 21 de diciembre del 2008, 933 cilindros de gas explotaron en ese sector.
Tras un accidente de tránsito las bombonas que transportaba un tráiler explotaron interrumpiendo el sueño de los habitantes del sector y de centenares de portovejenses.
Érika Vélez resultó herida en una de sus extremidades inferiores, después de que la esquirla (fragmento) de una bombona de gas la impactara y matara a su padre. 
Ella dijo a El Diario que parece que el hecho hubiese sido ayer, los recuerdos de la tragedia están vivos en su mente y pese a que han pasado 5 años, el hecho la marcó de por vida.
Con lágrimas en sus ojos Magdalena Vera, madre de Érika, recuerda el “terror” que vivieron.
Ella comenta que se asusta con cada explosión que hay en el sector, más aún en el fin del año cuando se queman los monigotes. 
Las mujeres señalaron que no han recibido indemnización pese a haber seguido  acciones legales, las cuales las han perdido en dos ocasiones. Sin embargo, aseguraron que van a retomar el juicio.
“La empresa dueña de los cilindros de gas nos siguió una contrademanda, ya que señalaron que nosotros los estábamos injuriando y perjudicando y aquí los únicos perjudicados somos nosotros”, mencionaron.
 
HECHOS. Según detallaron los medios de comunicación en aquella época, a eso de las 02h15, un vehículo marca Toyota Corolla, de placa MCY-936, impactó con un tráiler que transportaba los cilindros de gas a un centro de acopio ubicado en el sector.
Producto del choque, los vehículos comenzaron a incendiarse y las llamas se extendieron hasta la plataforma donde estaban los cilindros haciéndolos explotar uno por uno, lo cual causó el temor en las moradores de los sectores cercanos.
Las explosiones se escucharon en casi toda la ciudad. Muchas personas dijeron que creían que se trataba de alguna celebración, ya que estaban cerca Navidad y fin de año, pero los medios de comunicación confirmaban la tragedia que se vivía en el sector.
Los habitantes de las casas cercanas huyeron hacia unos hacia las colinas y otros por la vía para ponerse a buen recaudo y tratar de salvar sus vidas.
Uno de ellos fue Pedro Eustorgio Vélez Vélez, de 54 años, quien residía en la ciudadela José Fernando. La válvula de uno de los tanques lo impactó en la pierna derecha mientras corría junto a uno de sus nietos.
El impacto mutiló la pierna de Vélez, quien murió desangrado. Su hija Érika Agripina Vélez Mera, de 19, resultó herida de gravedad.
Martha Elizabeth Párraga Murillo, de 22, también resultó con graves afectaciones y fue llevada al hospital Verdi Cevallos.
Los elementos del Cuerpo de Bomberos de Portoviejo esperaron a que cesaran las explosiones de los tanques de gas para combatir el incendio. 
Los conductores de los vehículos accidentados lograron huir.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala