Actualizado hace: 1 hora 56 minutos
Melvyn O. Herrera C.
Propósitos…

Mañana termina este año 2013 y desde hace días nos preparamos para ello en las diversas actividades que nos imponen los tiempos y el medio en que vivimos; pero preguntémonos ¿hemos hecho un análisis, por somero que sea, que nos haga, no planificar exactamente, pero al menos elaborar propósitos de acciones o actividades que cada uno de nosotros debamos realizar en el transcurso de los días del 2014?; mismos de los que ratifico mis manifestados deseos de que les sean felices a todos Uds., generosos lectores, y en extensión a la humanidad toda.

Lunes 30 Diciembre 2013 | 04:00

Considero y sería ideal, que a fin de cada año, íntimamente cada quien se haga propósitos para cumplirlos en el próximo período. Les confío que desde que adquirí esta buena costumbre anual, mucho me ha ayudado esto, dentro de los pocos logros que en mi  existencia he alcanzado; uno, para mí el más trascendente, fue la pública promesa que hice a mi familia en pleno y a los amigos que me acompañaban en la cena de ese fin de año -en el que cumplí 40 de vida- respecto a que desde ese momento dejaba de fumar las 3 cajetillas de tabaco que diariamente consumía en mi acendrado vicio. La palabra públicamente empeñada ante quienes les debía amor, buen ejemplo y amistad, junto al amor propio empeñado, me ayudaron a cumplir la promesa y desde ese día jamás volví a fumar un cigarrillo.
En ese tenor, este año y ante quienes tienen la generosidad de leer esta letras, prometo algo que he venido postergando sin saber porqué; es la presentación del libro que entre el gnomo que habita en mis neuronas y este servidor hemos escrito y al que muchas páginas le hemos quitado, especialmente las que surgieron del dolor y las desgracias que  no han sido pocas en mi vida, por lo que debo apresurarme, ya que en esas letras aún algo queda de positivo y romántico. Concretando, entre lo más importante que este año realizaré es la presentación a Uds. de este librito, para cumplir con los mandatos que la vida exige; porque ya he sembrado árboles y tenido hijos…
Es así, que -como yo estoy haciendo- me atrevo a invitarlos a que manifiesten, realicen sus propósitos, los que sean, pero posibles de cumplir. De ayuda en el ofrecimiento, pongan de testigos a quien más puedan, a más de la sinceridad que debe contener lo que expresen. Con esto, buenos y mejores días tendrán en el nuevo período ad-portas. Hasta tanto reitero los mejores deseos de prosperidad en todo el año 2014, en el que deberán cumplir lo que mañana en la noche prometerán a quienes los rodean, como yo haré para honrar mi palabra que hoy estoy empeñando ante Uds. ¡Felicidades!
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala