Actualizado hace: 1 hora 51 minutos
MAGAP
BUSCAN REACTIVAR LA CAFICULTURA EN EL PAÍS

Ecuador es un país productor de las variedades de cafés arábiga y robusta. Entre los factores que afectan la producción nacional están las caídas de precios en el mercado mundial, fenómenos naturales como “El Niño”, ataque de plagas, reducción del área cultivada y edad avanzada de los cafetales.

Miércoles 25 Diciembre 2013 | 04:00

El Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap) a través del  Proyecto de Reactivación de la Caficultura Ecuatoriana, busca que el país recupere su sexto puesto como productor mundial de café que poseía hace dos décadas, con una producción de dos millones de quintales anuales.
 
 proyecto. El proyecto tiene un costo total de 60’519.647 dólares. Trabajará directamente con 88 organizaciones de cafetaleros en territorio,  distribuidas en las cuatro principales regiones cafetaleras del país, en 10 provincias y 52 cantones.  Con este proyecto, alrededor de 52.500 familias productoras de café 
arábiga, involucradas en la tecnificación de sus cultivos, producirán 
aproximadamente 2’017.300 quintales de cafés especiales, al décimo año, disponibles para el mercado internacional. Mientras que 15 mil familias que producen café robusta generarán 1’467.000 quintales, al 
décimo año, producción que se destinarán a la industria local. 
Se ejecutará en un plazo de diez años en dos etapas. La primera etapa comprende desde finales del 2011 hasta el 2015. La segunda fase inicia en el 2016 y finaliza el 2020. 
 
 caficultores. Víctor Cali, del recinto La Naranja del cantón Jipijapa, habla sobre la plaga de la Roya que empezó a afectar la producción desde hace 5 años, puso como ejemplo que en ese entonces, en 7 cuadras de cafetal, él cogía 120 quintales de café, al siguiente año bajó a 80 quintales, el año pasado cogió 15 quintales y este año solo cogió 3 quintales. 
La iniciativa del Magap contempla erradicar el problema de la roya, con la renovación de cafetales con variedades de semillas resistentes a esta plaga, importadas del Brasil.
Con esto se espera renovar la superficie cafetalera en 135 mil hectáreas tecnificadas, 22% de café robusta y 78% de café arábiga. Otro inconveniente que, según Cali, afecta a los caficultores, son los precios, ya que los comerciantes les pagaban entre 10 y 12 dólares el quintal, pero una pareja de personas que trabajan en la cogida de la cosecha les cobraba a los agricultores entre 14 a 16 dólares por la jornada diaria. Esta actividad no sólo genera ingresos para las familias cafetaleras, sino para otros actores de la cadena productiva como por ejemplo los transportistas.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala