Actualizado hace: 2 horas 7 minutos
El regalo de Navidad a Portoviejo
El regalo de Navidad a Portoviejo
Por: Walter Andrade
wandrade17@yahoo.com

Lunes 23 Diciembre 2013 | 04:00

La Navidad lamentablemente representa, hoy por hoy, un negocio monumental, un período de gasto intenso para las familias. Y está tan arraigada la costumbre de consumir en esta época, que para muchas empresas las ventas navideñas representan un 60 % de sus ingresos anuales y en ciertos casos aún más.

Y todo a pesar de los innumerables llamados para que la Navidad sea más bien una oportunidad para reafirmar lazos familiares y de amistad, un espacio para la reflexión o la ocasión especial para compartir y evitar que se convierta en un período de consumo desbordado que en ocasiones lleva a familias enteras a endeudamientos agresivos que después lamentan. 

Sin embargo, pese a lo que se diga y a lo que cueste, Navidad es sinónimo de intercambio de regalos.
Si es época de regalos entonces ¿por qué no le obsequiamos algo a esta ciudad que todos queremos y que nos acoge con inconmensurable afecto?  ¿Por qué no le ofrecemos un presente que pueda recordar siempre, algo que no se deteriore con el paso de tiempo, que sea útil y que le sirva – sería lo ideal – para su crecimiento y desarrollo?  
Algunos dirán que el mejor obsequio es el cumplimiento de nuestras obligaciones para con la ciudad como el pago de impuestos y contribuciones. Pero no, son simplemente cuentas por pagar. 
Otros pensarán que son regalos mantener limpia la vereda de nuestra casa o pintarla cuando llegue el momento o sacar a tiempo la basura. 
No, nada de eso. Esas acciones son deberes con la ciudad. 
Para mí, el mejor presente que podemos ofrecer es algo que no nos cuesta, que además está siempre a nuestro alcance y que le puede servir de mucho: Nuestro voto.
Pero no es el hecho de votar lo que debemos obsequiar, porque si votamos mal no le habríamos regalado nada a la ciudad más bien le causaríamos un daño. 
Elegir bien, votar por las personas calificadas, eso sí es un regalo. Si ese es el caso, la ciudad, si fuera un ser vivo, sentiría igual que nosotros cuando recibimos lo que nos gusta: alegría, felicidad, agradecimiento. Por lo tanto, votar en esta ciudad debe representar un acto de entrega generosa, pero profundamente meditado. 
Y como  las elecciones se celebrarán en febrero próximo, por ahora lo que nos toca regalar es solo nuestra promesa de seleccionar al mejor candidato para alcalde y a  excelentes concejales. 
Si cumplimos esta oferta, que no es mucho pedir, Portoviejo será un mejor lugar para vivir y los agradecimientos por este gesto lo percibiremos en el aire o  al respirar su oxígeno.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: