Actualizado hace: 1 hora 39 minutos
La de  Estilo…
La de Estilo…
Por: Melvyn Herrera
melvynherrerac@hotmail.com

Lunes 23 Diciembre 2013 | 04:00

Esta clásica expresión legal consta al final de toda escritura notarial que se realiza y es la que inspira que denomine así esta nota periodística, imbuido del festivo ambiente por la celebración religiosa de Navidad y la inminente transición de un año a otro; ocasión en que hasta en las personas más insensibles afloran algunos buenos sentimientos hacia quienes los rodean. Por ello es que con el estilo decembrino-navideño imperante, hago una pausa a los habituales comentarios que por lo regular ocupan estas notas editoriales, para imaginariamente dibujar los adornos propios de esta oportunidad y manifestar mis deseos a todos y cada uno de los generosos lectores que me honran con su atención, junto a sus respectivos círculos familiares, de que gocen de la mayor felicidad y ventura en los últimos días de este año y los que nos traerá el inminente 2014.

Lo hago sinceramente y aprovecho para hacerles una confesión; lo que digo es porque me conviene; así de simple y sencillo y con franqueza rayana en algo de cinismo, ya que estoy convencido que si a Uds. les va bien, a este servidor con su círculo familiar inmediato y a quienes me rodean en otros niveles, igualmente también nos irá bien y hasta posiblemente mejor; es una suerte de escalera ascendente y positiva que existe en mi imaginación y ánimo lo que me domina hace rato, desde lo más simple de mis actividades hasta el constante y periodísticamente manifestado deseo de que a esta sociedad que me rodea y en la que vivo, a mi ciudad, provincia y patria en sí, les vaya bien, que progresen y sean felices.
Resumiendo, es oportunidad para desde lo más íntimo de mi ser y de menos a más: A quien me acompaña en esta vida, a quienes llevan mi sangre, a mis vecinos, a todos mis amigos, favorecedores, lectores que se dignan leer estas notas y me dan su hospitalidad mental, pero especialmente a todos y cada uno de los generosos seres que desde hace unos años y hasta ahora dieron y siguen dándome su mano solidaria, cuando mi vida se extinguía por un accidente vial… a todos ellos debo reiterarles mis mejores y muy sinceros deseos de paz y felicidad. Faltaría espacio para transcribir los buenos sentimientos que me animan hacia quienes englobo en los palabras anteriores, que hoy las amplío a todos los seres humanos que habitamos en esta nave cósmica que es este planeta, al que desgraciadamente poco a poco destruimos, siendo ocasión de proponernos rectificar entre los objetivos que a todos nos deben animar para el año que está por llegar en unos pocos días más. Por ello, a todos ¡felicidades plenas!       
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: