Actualizado hace: 4 horas 36 minutos
Melba Muñoz Rojas
El apocalipsis De las abejas

Las abejas productoras de miel polinizan más de cien cultivos de Estados Unidos, cuyo valor se estima en 20.000 millones de dólares al año. Según estas cifras, las colonias de abejas se han reducido en 800.000 en todo el país y han agravado el proceso de declive de las poblaciones de estos animales que se viene registrando desde 2006.

Jueves 19 Diciembre 2013 | 04:00

La investigación sobre los motivos de la disminución de las abejas de miel ha revelado múltiples factores, incluyendo “parásitos y enfermedades, la genética, la mala nutrición y los pesticidas”.
Hace unos 7 u 8 años las colonias de abejas empezaron a morir y desaparecer masivamente en muchos países del mundo, es un tema muy preocupante, dado que su actividad está estrechamente vinculada a la producción de alimentos, siendo esencial para el desarrollo de numerosas plantas y árboles, en muchos casos existe una total dependencia de las abejas. Como daño colateral de la reducción del número de colonias, se reduce la producción de miel en muchos países, y esta reducción se incrementa año tras año. Las abejas son un importante aliado en la producción alimentaria del mundo, se calcula que hasta una tercera parte de los alimentos están vinculados a la actividad que desarrollan, por lo que su extinción representaría un verdadero problema.
Las abejas cada año se encargan de polinizar plantas y cultivos, cuyo valor estimado supera los 40 mil millones de dólares. En muchos países, esta cifra representa más de un tercio del suministro de alimentos a nivel nacional. Sin una acción inmediata para salvar a las abejas, podríamos terminar perdiendo también los frutos secos, muchas verduras, nueces y algodón.
En los últimos años, hemos visto una rápida y preocupante disminución en las poblaciones de abejas a nivel global. Algunas especies ya han desaparecido, y de otras apenas queda el 4 % de la población original. Los científicos han buscado respuestas, y algunos estudios concluyen que la disminución puede tener su causa en una combinación de factores, incluyendo enfermedades, la pérdida del hábitat, y los químicos tóxicos. Pero nuevas investigaciones independientes han arrojado una sólida evidencia que señala a los pesticidas como culpables. Esto ha llevado a los apicultores y científicos en Francia, Italia, Eslovenia e inclusive Alemania, donde se encuentra el principal fabricante de Bayer, a ejercer presión y lograr establecer la prohibición de uno de estos químicos. Pero, mientras tanto, Bayer continúa exportando su veneno por todo el mundo. No podemos seguir dejando nuestra delicada cadena alimentaria en manos de investigaciones coordinadas por compañías químicas y reguladores, a menudo bajo el control de aquellas. La prohibición de estos pesticidas nos acercará a un mundo más seguro y limpio para nosotros, y 
también para las demás especies de las que 
dependemos y a las que queremos proteger.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala