Actualizado hace: 2 horas 51 minutos
Celebración
Agradecen por la vida

Para los residentes del Albergue Padre Matías Mujica de Portoviejo, Navidad es una oportunidad de conmemorar el nacimiento del Niño Jesús y darle gracias por un año más de vida, con el valor que esto tiene.

Jueves 19 Diciembre 2013 | 04:00

Así lo detalla Azucena Orlando, presidenta del albergue, quien afirma que todo lo que realizan es porque Jesús les da fuerza para seguir luchando.
Entre las 72 personas que acoge el albergue está Jésica, una chica de 19 años que sufre leucemia. 
Ella tiene 5 meses viviendo en el albergue y asegura que allí encontró a su verdadera familia. "Esta no es mi segunda casa, es mi primer y único hogar", menciona.
Jésica dice haber encontrado en el albergue todo el amor que no tuvo antes. "Aquí el cariño no sólo me lo dan en esta época de Navidad, sino siempre", dice convencida.
Vivencias. Edison Cedeño es el padre de Ángel, un paciente oncológico de Solca que se recibe ayuda en el albergue desde hace más de un año.
Esta es su segunda Navidad lejos de su esposa y de su otro hijo, pues por las quimioterapias ha tenido que pasar en el albergue semanas enteras.
Su Navidad pasada se vio invadida de angustia por la enfermedad de Ángel. Sin embargo, con las oraciones que las voluntarias hacen día a día, pudo mantener la calma.
Este año nuevamente pasará esta fecha en el albergue. Él no quiere regalos ni cosas materiales. Su único deseo es que se recupere su hijo para pasar una Navidad con toda la familia.
Esperanza. Tania Gómez tiene 6 meses en el albergue por el tratamiento de su hijo Taylor. Ellos son de Paján y no tienen los recursos para viajar a diario, además resultaría agotador para Taylor.
Asimismo, Nayely y Manuel Velásquez tienen a su madre y esposa, respectivamente, recibiendo quimioterapia. Ellos no tienen  en  casa arreglado un árbol navideño, pero sí tienen un nacimiento frente al que le rezan constantemente por que la salud de esta mujer tan importante para ellos mejore .
En el albergue tienen un árbol de Navidad, sencillo, pero colmado de deseos. Fue armado por algunas de las personas que residen allí. "Cada uno depositó una esperanza en cada bombillo del árbol", dice Azucena Orlando.
Entre las actividades navideñas que realiza el albergue hay un agasajo a los niños, el cual también es realizado por varias instituciones y voluntarios. La cena navideña no puede faltar. En ella todos los residentes y visitantes degustan una comida especial. "No son platos gourmet, pero es una cena hecha con amor", dice Orlando.
En el nacimiento de Jesús tratan de acercar fuerzas a los familiares de los enfermos. "Intentamos que mediante la oración se sientan más cerca de Dios", comenta el sacerdote del albergue, José Mari Sádaba.
Quienes se encuentran en el albergue piden como obsequio de Navidad que la gente los tenga en sus oraciones. Ellos estarán agradecidos por conseguir un día más de vida.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala