Actualizado hace: 4 horas 41 minutos
Guayaquil y Manta: La fórmula ideal
Guayaquil y Manta: La fórmula ideal
Por: Johnny Medranda Mera

Viernes 16 Agosto 2013 | 00:00

El Ecuador se encuentra en una de sus encrucijadas más complejas. Al fin del día habrá un perdedor!. ¿Será Guayaquil, Manta, o Posorja?. Estoy seguro, y sin espacio a equivocarme, que si el gobierno no actúa ahora será la calidad de vida de los ecuatorianos la neta perdedora en este drama y fracasará el cambio de la matriz productiva, tan esencial para nuestro desarrollo.

 Hay realidades imposibles de cambiar: 1) Las líneas navieras que transportan la carga ecuatoriana han evolucionado con buques que requieren de 12 y 15 metros de calados. 

2) Guayaquil aunque tenga uno de los mejores terminales portuarios de las Américas, ha encontrado su talón de Aquiles, no puede recibir buques con calados de más de 9.10 metros. 
3) Dragar el canal de acceso hacia los terminales de Guayaquil para aceptar la entrada de los nuevos buques es una imposibilidad técnica y económica, además de ambiental, frente a las opciones. El tiempo que tomaría hacerlo, en un caso no consentido, es irrelevante.  Quien diga lo contrario está viviendo una etapa de auto negación. 
4) Guayaquil no genera el 91 % de la carga nacional. Por ella sale forzadamente el 91% de la carga donde la mayor parte le pertenece al resto de provincias. 
5) Construir un nuevo puerto de aguas profundas desde cero y sin conectividad vial superaría más de mil millones de dólares. Esto es una opción a largo plazo. 
6) Es una imposibilidad trasladar el puerto de Guayaquil a otro lado como ciertos actores han mal interpretado la estrategia del gobierno para su propio beneficio económico o político. 
Además, existe un contrato fresco de concesión a Contecon que debería ser honrado porque de otra forma el Estado quedaría vulnerable a sendas indemnizaciones.
La pregunta es ¿quiénes serán los perjudicados en este nuevo paradigma de desarrollo que el Ministerio de Transporte está mentalizando? 
Sin duda, aquellos de siempre que lo quieren todo sin importarles al resto del país. Ni las industrias, ni el puerto de Guayaquil, ni Guayaquil mismo serán los perjudicados. Serán ellos, los que mezquinamente han conducido a nuestro sistema portuario nacional al borde del colapso. Manta, Posorja, o cualquier otro puerto de aguas profundas naturales en cualquier provincia es una urgencia inminente para que trabaje en sincronización con el puerto de Guayaquil.
Entonces, el gobierno está en lo correcto, dar una solución nacional a un problema, que si no es corregido ahora será el detonante para debilitar la industria ecuatoriana y mantener lejos la inversión nacional y extranjera. En otras palabras, no habrá buen vivir ni una matriz productiva que nos sostenga. 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: