Actualizado hace: 53 minutos
Libertad Regalado E.
LA NECESIDAD DE UN ARCHIVO HISTÓRICO

C ada vez que iniciamos una investigación, la necesidad de conseguir documentos nos lleva por varios derroteros. Nuestra primera opción, desde luego es Guayaquil acudiendo al Archivo Municipal o al Archivo Histórico; luego a Quito al Archivo Municipal, Archivo de la Casa de la Cultura, Archivo Histórico cuyo fondo está ahora en el Ministerio de Cultura, a la Biblioteca Aurelio Espinoza Polit, Archivo del Congreso Nacional, del Ministerio de Defensa, del Ejército Ecuatoriano. La otra opción el Archivo Episcopal de Cuenca.

Jueves 15 Agosto 2013 | 00:00

Una vez revisado estos archivos, la mayoría de los cuales ya han sido trabajados por varios investigadores, y con la dificultad que presentan algunos de ellos por la poca modernización del servicio y la falta de materiales de consulta, queda otra opción: Los Archivos de Lima y de Bogotá. 
En este último archivo, con un encargo del Departamento de Cultura de la ULEAM, de escribir un libro sobre un tema muy apasionante, nos encontramos revisando catálogo por catálogo, buscando datos relacionados con temas puntuales, los alegatos ante el Virrey por los abusos de las autoridades y de los religiosos en el siglo XVIII y primeras décadas del XIX, como una forma de comprobar la defensa que unos caciques e indígenas de la Tenencia de Puerto Viejo, con ayuda unos, del protector de naturales y otros por sus propios medios, realizaron aquí  en la capital del Virreynato en ese entonces; y el otro averiguar sobre los antecedentes del nombre "Manabí" que se otorgó a la naciente provincia el 25 de junio de 1824, en el Congreso de Bogotá.
La modernización de este archivo, la cantidad de documentación existente de la Gobernación de Guayaquil, Riobamba, Otavalo, Cuenca, Quito; las facilidades para la investigación: Consulta en línea de documentos históricos,  equipos en cantidad suficiente para dar cabida a varios investigadores, autorización para tomar fotografías (solo a documentos que no están clasificados como incunables o de alta sensibilidad); equipos para fotocopiar y guardar en una memoria, a esto agregar la atención esmerada de las personas que trabajan, los horarios, el ambiente.
Ahora bien, lo difícil de investigar en estos lares está en los medios económicos para desplazarse, los costos de un viaje, de una estadía; es por esta razón que deberíamos realizar gestiones para tener nuestro propio archivo histórico, un espacio donde podamos reunir documentos que están diseminados en varios lugares; caso contrario siempre estaremos repitiendo lo que otros ya lo dijeron en sus libros, pues a falta de fuentes originales, quedan los libros de quienes nos antecedieron en la investigación,  cuando lo delicioso de este trabajo es el encontrar algo nuevo, de mucho valor para la construcción de nuestra historia.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala