Actualizado hace: 1 hora 22 minutos
PORTOVIEJO
UN TANQUERO LES DESTROZÓ LAS PIERNAS

“Sólo sentimos el dolor del impacto y caímos al piso, tratamos de levantarnos, pero teníamos las piernas destrozadas. Vimos que la gente se amontonó a nuestro alrededor”, recuerda Joel Bazurto García (19).

Miércoles 14 Agosto 2013 | 00:00

Él y su amigo Luis Fernando Párraga Quijije (19) fueron embestidos por un tanquero el pasado 17 de julio, aproximadamente a las 14h00, en el sitio Las Tres Marías, de la vía Portoviejo-Santa Ana.
“Había salido a comprar un yogur a una tienda frente al colegio Uruguay  para mi mamá, porque estaba enferma, y por allí pasó mi amigo (Luis Párraga) en una moto, y le pedí que me llevara a la casa y en el trayecto sucedió el accidente”, dijo Bazurto.
Ambos motociclistas fueron impactados por un tanquero, marca Ford, de color azul y placa GDG-143, cuando iban por la entrada a El Florón, en las Tres Marías, detalló en ese entonces la Policía.
“El tanquero salía de El Florón y trató de girar hacia la izquierda para ir con rumbo a la terminal terrestre, pero justo pasábamos en la moto y nos golpeó fuertemente; luego solo sentí el dolor, caímos en la carretera, tratamos de levantarnos, pero no pudimos, estábamos desorientados”, dijo Bazurto.
El choque dejó las piernas izquierdas de ambos motociclistas destrozadas. Luis Párraga perdió su extremidad, mientras que Joel Bazurto resultó con los huesos de su pierna destrozados e inmediatamente fueron llevados al hospital Verdi Cevallos, donde quedaron ingresados.
 
RECUPERACIÓN. Casi un mes ha pasado del accidente y Joel Bazurto pudo retornar a su casa, pero en silla de ruedas. A él lo operaron y debieron ponerle varios artefactos metálicos en su pierna para mantener los pedazos de huesos juntos, a espera de que puedan sanar.
Luis Párraga fue el más afectado. Luego de ser sometido a una operación, los médicos lograron mantenerlo con vida, pero no lograron salvarle la pierna. Desde ese instante, indicaron los familiares, él no volvió a ser el mismo.
Nelly García, madre de Joel, indica que desde que su hijo salió del hospital deben realizarle curaciones constantemente, para evitar que la herida en su pierna se infecte, pero es muy difícil, pues en los centros de salud no existen los implementos suficientes, . Hay que esperar un buen tiempo por un turno y en el hospital luego de salir ya no le quieren realizar las curaciones a su hijo, detalló.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala