Actualizado hace: 2 horas 8 minutos
Sí se puede, cuidar el petróleo
Sábado 01 Julio 2006 | 21:02

Todos los ecuatoranos estamos concientes de la gran labor colectiva que ha significado la acción y ejemplo de nuestra selección, que con unión, sacrificio, dedicación y espíritu de lucha logró lauros deportivos, que han levantado la autoestima de nuestro pueblo, tan venida a menos por la manera de administrar el país una clase política que muy poco pensó en la entrega hacia los demás; trabajando para grupos de privilegio se repartieron entre muy pocos el bienestar generado por la riqueza petrolera, en desmedro de la mayoría, que hoy nos debatimos en una escasez que para grandes sectores disminuye hasta convertirse en pobreza que duele y afrenta.

La justicia, la historia, y el ejercicio democrático deberá de sancionar a estas castas que privilegiaron su riqueza antes que el desarrollo sostenido de sus connacionales. Y por eso en estos momentos, cuando estamos ante un nuevo boom petrolero, como corolario de lo acontecido ante la aprobación de la nueva ley de hidrocarburos y la sanción aplicada a la Oxi, y se esgrime el ingreso de 1.200 millones más de dólares a las arcas del estado, y cuando el Gobierno anuncia una llamada agenda de inversión de estos recursos, que no estaban presupuestados con antelación, tiene que nacer una gran conciencia nacional y una preocupación extrema por parte de todos los ecuatorianos para que con estos recursos frescos que son del pueblo, se cumpla por fin y realmente con aquella muletilla de “sembrar el petróleo”, pero no en los bolsillos de los vivos de siempre, sino en aquellas inversiones primordiales de la llamada deuda social, como es salud, educación, comunicación vial, seguridad ciudadana que con planes bien elaborados, correctamente aplicados y sobre todo honestamente administrados, se concrete un cambio estructural que alivie la miseria y falta de trabajo, que son los problemas más lacerantes de todo el país. Nada de gastos burocráticos ni armamentistas, nada de prebendas de clase ni compadrazgos políticos, uso ético de cada dólar invertido, ya desde el estado central o de consejos provinciales y municipalidades; instauración de urgentes veedurías ciudadanas que efectúen seguimiento a cada contrato de la índole que fuere, nada contratado a dedo, ni siquiera bajo la figura de emergencias acomodaticias, todo transpartente, basta de “aceras y bordillos” y “lastrados urgentes” que sólo han sido tapaderas para picardías, levantemos ciudadanos el ejemplo deportivo como bandera reivindicadora para el buen uso del petróleo que es nuestro, para un nuevo sendero de esperanza y mejoramiento nacional.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Tendencias

Suscríbase al newsletters

Recibir noticias