Actualizado hace: 19 minutos
Tus pies también necesitan ejercicios

¿Alguna vez te acuerdas de los pies? Difícilmente podrías realizar tu entrenamiento sin ellos, así que no está de más que dediques unos minutos a mantenerlos en forma.

Lunes 12 Agosto 2013 | 14:04

Tus pies son una maravilla de “ingeniería” biológica: están formados por 26 huesos y unos 100 músculos, estructurados de tal forma que te permiten desplazarte a todas partes, correr, jugar, pedalear, y servir de apoyo al cuerpo cuando te pones de pie. ¿Te imaginas todo el peso que aguantan y todo el trabajo que hacen por ti? Con el agravante de estar casi siempre encerrados en zapatos que muchas veces inclusivo no son cómodos. A pesar de todos sus servicios y sacrificios, casi siempre te olvidas de ellos a no ser que te duelan o te molesten.

Para prevenir que suceda esto (y para aliviar las molestias que ya vayas sintiendo) conviene invertir unos minutos al día a fortalecer y a estirar los músculos de los pies.  No necesitas tener ningún equipo especial, puedes usar objetos comunes como una toalla, una pelota de golf, canicas o lápices y, desde luego, un poquito de constancia.


Para aumentar la flexibilidad de la articulación del tobillo:

  • Siéntate de forma que tus pies no toquen el piso.
  • Utiliza un pie para escribir en el aire cada letra del alfabeto, apuntando con el  dedo grueso hacia abajo (imagínate que esa es la “punta del lapicero”).
  • Repite con el pie opuesto, tratando de mantener los movimientos dentro de un área pequeña.  Sentirás el movimiento en la parte superior del pie y en el tobillo.

Ejercicios de fortalecimiento

a) Recogiendo canicas (o lápices) del suelo (para este ejercicio necesitarás unas 20 canicas o lápices pequeños, incluso crayolas, así como un recipiente para recogerlos).

  • Siéntate con ambos pies descalzos y apoyados en el suelo.
  • Coloca 20 canicas (o lápices) en el suelo, separadas y frente a ti (no las pongas demasiado lejos ni al frente ni a los lados).
  • Recoge una canica a la vez, usando los dedos de los pies, curvándolos hacia abajo. Deposita la canica dentro de una caja u otro recipiente adecuado. Repite hasta terminar con todas las canicas, alternando ambos pies.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala