Actualizado hace: 2 horas 49 minutos
Reportaje
Los zapateros tienen poco trabajo en los barrios de Manta

Cuando el día es bueno, Camilo Mantuano gana tres dólares, pero cuando es malo, apenas recoge 25 centavos. Él es el único zapatero que queda en la ciudadela La Pradera, en Manta.

Domingo 11 Agosto 2013 | 18:06

Mantuano manifiesta que el negocio “va de mal en peor” porque cada vez menos gente hace arreglar sus zapatos. Hace cinco años en el sector habían cuatro zapateros, ellos se retiraron del negocio porque dejó de ser rentable, explica Mantuano.

Gabriel Marcillo, un zapatero de El Palmar, señala que la causa de la decadencia   del oficio radica en que los “chinos” invadieron el mercado y la gente compra el zapato barato.
“Antes, hasta mi negocio llegaban personas incluso a que les fabricara el calzado”, destacó.
Marcillo comenta que quedan pocos zapateros, porque lo “bueno” del negocio se ha “muerto” y a los jóvenes no les interesa aprender el oficio. 
A diferencia de Camilo y Gabriel, Orlando González cree que el oficio de zapatero por lo menos le alcanza para subsistir. 
“La clínica del calzado”, como se llama el local de González, se ubica en la avenida 105 y calle 108 en Tarqui.
Este zapatero comenta que el secreto del negocio está en crear y ofrecer algo nuevo al cliente.
En su local, él no sólo se encarga de arreglar el calzado también lo fabrica y diseña. 
En la zona del puente de Tarqui también se agrupan varios zapateros. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala