Actualizado hace: 40 minutos
ENRIQUE DELGADO COPIANO
Chucho: Impacto en el alma popular

T eníamos que decirlo: La pelota está en vuelo, la recibe Valencia, en forma magistral dirige un centro y emerge raudo y oportuno el hombre gol de Ecuador y con certero cabezazo el Chucho Benítez impacta el balón en la red adversaria. Estalla el grito de ¡gol, gol, goool!, en el Atahualpa y en 16 millones de ecuatorianos, aquí y en todo el orbe donde palpitan corazones e hinchas del deporte pasión, el fútbol, que en estos días hizo humedecer nuestros ojos al conocer que el Chucho saltó del verde gramado hacia la gloria inmortal del hombre sencillo y solidario que sembró esperanzas y ejemplo en millones de seres humanos que admiran la acción de las almas puras

Sábado 10 Agosto 2013 | 00:00

Es un fenómeno sico-social que tratamos de explicar sin obtener una respuesta, más, hoy se nota con frecuencia, las multitudes aprecian con idolatría a quienes nos entregan alegría, a quienes predican unión, fraternidad, solidaridad en forma permanente, llena de modestia, sinceridad, con verdaderos deseos de servir. Este es el ejemplo de Cristian Benítez, cuya historia todos conocemos, niñez que tuvo como luz salvadora a su abuelita, que se convirtió en su todo, lo guió con cariño y respeto, luego él puso lo demás para lograr un destino de grandeza en su pasión deportiva, el fútbol, que la convirtió en la razón de su vida. 
Los medios de comunicación del país y del mundo han llenado millones de páginas en pocos días relevando con justicia la voluntad, pasión y gloria de este ecuatoriano que,  sacrificando afectos y tiempos para cumplir con su deber deportivo, lo hizo con valor y denuedo, que lo impulsó hacia la estela fulgurante de un éxito, que la niñez y juventud tienen que  tomar como ejemplo, poniendo siempre un empeño donde consta el inconmensurable afecto que brindó este súper dotado en el amor a la familia, a sus compañeros de equipo, a los que ayudó sabiendo que lo necesitaban.
Finalmente a su misma Patria, donde todos, miles de compatriotas y millones a través de los medios han expresado su solidaridad para con los suyos, ante el infausto ocurrido de que no lo volveríamos a ver veloz y responsable, como lo fue siempre, sobre una cancha de fútbol. Cristian Benítez, “el Chucho”, como lo conoció la mayoría, es la encarnación de un pensamiento sabio que expresara un intelectual tiempo ha: “La vida no es la vida que vivimos, la vida es el honor y los recuerdos, por eso hay muertos que en el mundo viven y hombres que vivirán aún después de muertos”. Su aureola de grande, su sencillez y humildad vivirán eternamente en quienes conocimos de su paso por la historia deportiva del  Ecuador y el mundo.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala