Actualizado hace: 56 minutos
GUIDO ALAVA PARRAGA
EL FUTURO ALCALDE DE NUESTRA CIUDAD

Con miras a las elecciones para designar al futuro burgomaestre de Portoviejo, muchos articulistas y ciudadanos bien intencionados han publicado algunas de las características o cualidades que deben adornar a un líder aspirante a Alcalde.

Jueves 08 Agosto 2013 | 00:00

No quiero abstraerme de emitir mis aportes sobre el tema que de manera general ya expuse en anteriores artículos publicados por este prestigioso medio, los cuales hacían referencia a las características básicas en los líderes para el bien. En esta ocasión quiero hacer referencias a los requisitos que en la Biblia se exigen a los que aspiran posición de líder. 
En la primer carta del apóstol Pablo a su discípulo Timoteo le expresa: “ Si alguno anhela liderar la iglesia buena obra desea. Pero es necesario que el líder (obispo) sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?)”.
Dirigir una iglesia, congregación de personas demanda semejantes virtudes, mucho mas o iguales demandara para el líder de una ciudad. Muchos dirán una cosa es una iglesia y otra cosa es una ciudad; es verdad aquello, pero basándose en la acción de liderar bien podemos tomarlo como un referente aplicable para alguien que va a administrar la cosa pública.
Ante la necesidad de cotejar entre lo sacro y lo secular algunas cualidades que inexorablemente deben adornar a un buen líder aspirante a dirigir nuestra ciudad, me permito mencionar las siguientes:
Un buen líder tiene que ser visionario, con conocimiento cabal de la realidad, inconformidad con ella y deseo vehemente por cambiarla.
Casi todas nuestras sociedades son víctimas del pecado de la apatía, aceptación de lo inaceptable, en estas escasean los líderes visionarios.
Un líder efectivo tiene que ser laborioso, planificador, realizador y esforzado;  eso implica trabajo duro para convertirse en hombres de acción planificada.
Con carácter. El líder con carácter muestra autoridad, dominio propio, humildad y servicio; no busca el señorío ni la arrogancia. El Maestro Jesús les dijo a sus Apóstoles: “El que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos”. ¡Que maravillosa enseñanza! Jesús lo aclaró porque sabía que el peligro del liderazgo es el orgullo, y porque quería remarcar que la cualidad de siervo o de servicio a los demás, siempre caracterizan al buen líder. También le será bueno a la ciudad un líder no dado al vino, no fornicario ni adultero, sin avaricia y no codicioso de las ganancias deshonestas.
No se puede consentir que se produzca la aseveración de Lope de Vega; "Si el vulgo es necio, es justo hablarle en necio, para darle gusto".
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala