Actualizado hace: 19 minutos
SOCIEDAD
El bien es de propia elección

En la película "Mad Max" –de principios de los 80, protagonizada por Mel Gibson- aparecía un mundo en caos, donde la ley del más fuerte y el más astuto dominaba las solitarias y peligrosas carreteras de Australia.

Martes 06 Agosto 2013 | 00:00

 

 
 
 
En ese mundo de ciencia ficción en el que entró Gibson tras un casting y con el rostro amoratado por una pelea la noche anterior, los valores humanos más básicos parecían perdidos. La lucha por la supervivencia era la exigencia para continuar con vida, desconfiando prácticamente de todo y de todos.
Los valores humanos, normas universales que desde tiempo inmemorial el hombre sabe que debe observar, habían colapsado en el mundo planteado en este filme. En todas las culturas, sociedades y religiones hay conceptos básicos como el amor a los semejantes, la honestidad, la observancia de la no violencia, el cuidado del medio ambiente por los demás y por uno mismo. Cuando estos valores no se toman en cuenta, la trama de la película puede hacerse presente en la realidad diaria.
 
pensamientos. Un analista del mundo contemporáneo como el Papa Francisco, dijo por estos días en la Jornada Mundial de la Juventud en Brasil: "Hoy en día, todos un poco, y también nuestros jóvenes, sienten la sugestión de tantos ídolos que se ponen en el lugar de Dios y parecen dar esperanza: el dinero, el éxito, el poder, el placer". Y agregó: "Con frecuencia se abre camino en el corazón de muchos una sensación de soledad y vacío, y lleva a la búsqueda de compensaciones, de estos ídolos pasajeros". 
"Muchos valores permanecen en el tejido de la sociedad, las personas se esfuerzan por actuar de buena manera", dice el padre Francesco Rizzo, párroco de la iglesia Espíritu Santo, en Portoviejo. Y agrega que, a su juicio, "la fe menos sólida es la consecuencia de que no se practiquen los valores". 
Otro sacerdote, Eugenio Jáuregui, dice que "ahora se habla mucho acerca de que la juventud está dañada, pero desde el tiempo de Sócrates se hablaba de lo mismo". Y dice que "no estamos peor que antes, padres e hijos mantienen una mejor relación porque se conversa ampliamente de diversos temas, algo que antes no se hacía".
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala