Viernes 18 Abril 2014 | ACTUALIZADO HACE: 2 horas 39 minutos
ECUADOR

"El niño del terror" fue acusado a 22 crímenes

Viernes 12 Julio 2013 | 00:00

Juan Fernando Hermosa Suárez (nacido en 1976), apodado "El niño del terror", acabó con la vida de 22 personas en Ecuador en 1991. Sus víctimas fueron taxistas y homosexuales.

Según las autoridades, Hermosa era el cabecilla de una agrupación delictiva denominada "La banda del terror", dedicada al asalto y robo de vehículos e integrada en su mayoría por menores de edad. La banda sólo robaba carros. 
ASESINATOS. A partir del 21 de noviembre de 1991 en las afueras de Quito empezaron a aparecer asesinados taxistas y homosexuales; el hecho llamó la atención ciudadana y causó temor en el país.
Las muertes hicieron que las autoridades empezaran a investigar lo que estaba pasando. Hasta que el 9 de enero de 1992, en un impresionante operativo de las fuerzas especiales de la Policía en una casa de la avenida América (Quito), fue capturado Juan Fernando Hermosa Suárez; sin embargo, esa misma noche Hermosa había cambiado de habitación con su madre, lo que le permitió tomar por sorpresa a los uniformados, a quienes atacó con una granada y un arma de fuego para intentar escapar.
El enfrentamiento le costó caro a Hermosa, ya que no solamente fue capturado minutos después cuando intentaba escapar, sino que en la balacera su madre fue alcanzada por los proyectiles y murió al instante.
CONFESIÓN. "Yo sacaba mi arma, encañonaba al señor, le decía que no se moviera, que no le iba a pasar nada, y el señor no se quedaba quieto". "En una ocasión fue (el crimen) con una llave de ruedas, otra con una cartuchera, otra con un revólver 22. Es toda la verdad, como dicen mis compañeros, yo maté, yo asesiné", declaró "El niño del terror" a las estaciones de televisión luego de ser capturado.
Según detallan los medios de esa época, pasó 16 meses preso en un centro para menores delincuentes, pero en 1993 logró fugarse junto a otros 10 menores de edad. En la huida, un policía que intentó detenerlos fue asesinado de cinco disparos.
Unos meses después Hermosa fue recapturado y sentenciado a cuatro años de prisión (la máxima pena para un menor en ese entonces). En 1996 Hermosa quedó libre y se fue a vivir con su padre a Nueva Loja (Sucumbíos), donde también había cometido crímenes, y allí lo asesinaron.