7 mil cupos en la provincia para el octavo año
Santo Domingo

7 mil cupos en la provincia para el octavo año

Jueves 25 Abril 2013 | 09:28

La Dirección Distrital de Educación ha habilitado en Santo Domingo 7 mil cupos para alumnos que ingresarán al octavo año. Así lo dio a conocer la institución.

Vanessa Quiñonez está nerviosa. Ella dejó de ser una de las más grandes, en estatura, de la escuela Carlos Rufino Marín para convertirse en una de las más pequeñas del colegio Medardo Alfaro, y eso, entre otras cosas, la tiene preocupada. 

Vanessa tiene 12 años y dos hermanos más, uno de ellos es mayor que ella y le ha “llenado la cabeza de miedos”, dice. Entre ellos las dificultades que va a tener que afrontar desde el primer día que pise el colegio. “Mi hermana me ha dicho que el colegio es mucho más difícil que la escuela, y que tendré que esforzarme más porque ahora sí me puedo quedar de año”, manifiesta. 
Esa recomendación ha hecho que ella dedique estas últimas semanas de las vacaciones a refrescar lo aprendido en la escuela para no ser sorprendida. “Desde el primer día quiero sacar buenas calificaciones”, indica y luego se aleja hasta la puerta principal del colegio Medardo Alfaro, que desde el jueves 2 de mayo será “su nueva segunda casa”. 
La exigencia académica es algo que también le preocupa a Andy Chuqui, un niño de 12 años que llegó muy contento junto a sus padres al colegio Medardo Alfaro para ser matriculado en octavo año de educación básica.  
Andy no quiso desaprovechar la oportunidad para conocer por primera vez “su nueva casa”, sin duda no quiere estar  desubicado el primer día de clases, fue por eso que decidió acompañar a sus padres a la institución cuando lo matricularon.
Una de las cosas que más le preocupa a Andy es el obligado alejamiento de sus amigos de la escuela. “Ellos han pasado conmigo muchos años y ahora cada uno fue matriculado en un colegio diferente. Será un poco difícil adaptarse”, dice y su sonrisa se pierde.
El menor tendrá que iniciar amistades “desde cero” y eso es algo que preocupa a sus padres porque “es una etapa dura que tendrá que afrontar”, aseguran.
Los cambios en la vida de los “nuevos” del colegio están llenos de barreras que se ven más difíciles de saltar, debido a la complejidad propia de su edad.
Teresa Pila, madre de Brayan Duque, un niño que está próximo a cumplir 13 años y que al igual que Andy y Vanessa ocupará una de las aulas de octavo año del colegio Medardo Alfaro, dice estar preocupada. “Esa es una edad muy dura, no por nada le llaman la edad del burro y son muchos los cambios que mi hijo tendrá que vivir”, indica mientras reprende al pequeño por negarse a hablar de lo que piensa frente al término de su vida en la escuela Juan Sixto Bernal.
Andy, tiene varias dudas en su cabeza. Una de ellas es que dejará de ser llamado por su nombre y ahora el “señor Chuqui”, por su apellido,  eso lo inquieta.  
La historia de los dos niños se suman a las de siete mil estudiantes que, según datos de la Dirección Distrital de Educación, han requerido cupos en las instituciones fiscales en la provincia.
Para sus familiares dejarán de ser niños para ser adolescentes y con ello vendrán también mayores responsabilidades.