Actualizado hace: 46 minutos
Thatcher recibe homenajes en la víspera de su funeral

Familiares, diputados y antiguos colaboradores homenajearon hoy a la ex primera ministra Margaret Thatcher en Westminster, donde descansan sus restos antes de que mañana se oficie un funeral solemne que ha dividido a los británicos.

Martes 16 Abril 2013 | 12:33

El ataúd con el cuerpo de Thatcher, escoltado por tres motocicletas de la policía y cubierto con una bandera del Reino Unido y un gran ramo de rosas blancas, fue trasladado esta tarde desde el norte de Londres hasta la capilla de Santa María, en el edificio del Parlamento, donde el deán de Westminster, John Hall, dirigió un breve servicio religioso.
La capilla permanecerá abierta varias horas para que los miembros de las Cámaras de los Comunes y los Lores puedan presentar sus respetos a la "Dama de Hierro", si bien no se permitirá el acceso al público.
La capellán del Parlamento Rose Hudson-Wilkin velará los restos durante la noche, antes de que a las 09.00 GMT de mañana se trasladen a la iglesia de Saint Clement Danes, en la avenida del Strand de la capital británica.
Allí comenzará una procesión fúnebre hacia la catedral de San Pablo, en el corazón financiero de Londres, en la que tomarán parte 700 militares y que movilizará a más de 4.000 policías para evitar eventuales altercados a raíz de diversas protestas programadas.
Desde que la ex primera ministra falleció el pasado día 8 por un derrame cerebral a los 87 años, el Reino Unido se ha volcado en analizar el legado de la que fue jefa del Gobierno británico desde 1979 hasta 1990, y se han multiplicado tanto los elogios como las críticas a su figura.
Scotland Yard ha advertido de que algunos grupos se manifestarán al paso del cortejo fúnebre, mientras que se han organizado protestas en ciudades como Liverpool y Glasgow, y grupos de mineros han previsto fiestas para celebrar la muerte de Thatcher, que mantuvo un duro pulso con el sector en 1984 para cerrar minas en el Reino Unido.
Las críticas han arreciado asimismo debido al gasto de unos 10 millones de libras (11,6 millones de euros) que costará un funeral con honores militares que, a pesar de mantenerse un grado por debajo de una ceremonia de Estado, igualará en boato al de la reina madre, en 2002, y el de la princesa Diana de Gales, en 1997.
Entre otras muestras de respeto, el Parlamento británico ha previsto que el Big Ben quede silenciado durante los actos fúnebres, una medida que solo se ha tomado otra vez en la historia, durante el funeral en 1965 del ex primer ministro Winston Churchill, que reunió en Londres a decenas de líderes mundiales.
En la ceremonia de mañana en San Pablo, oficiada por el deán de la catedral, el reverendo David Ison, estarán presentes la reina Isabel II y su esposo, el duque de Edimburgo, el primer ministro, David Cameron, y cerca de 2.000 invitados.
Downing Street confirmó hoy la presencia del exvicepresidente de Estados Unidos Dick Cheney y el antiguo secretario de Estado de EEUU Henry Kissinger, si bien el presidente Barack Obama no ha enviado a miembros relevantes de su actual Gabinete.
El expresidente soviético Mijail Gorbachov, que mantuvo una estrecha relación con Thatcher al final de la Guerra Fría, así como Nancy Reagan, viuda del expresidente estadounidense Ronald Reagan, uno de los aliados más cercanos a la "Dama de Hierro", tampoco estarán presentes en la ceremonia.
No habrá tampoco representantes argentinos, después de que la embajadora del país en el Reino Unido, Alicia Castro, haya rehusado asistir y que la presidenta, Cristina Fernández, no fuera invitada.
La guerra de las Malvinas, en 1982, marcó la carrera política de Thatcher, que envió al Ejército para defender la soberanía británica de ese territorio y dio la orden de hundir el crucero argentino "General Belgrano", uno de los episodios más controvertidos de esa guerra, en el que murieron 323 personas.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala