Actualizado hace: 16 minutos
Estaciónese a  la derecha
Estaciónese a la derecha
Por: Irina Bowen
ing_irina@hotmail.com

Martes 16 Abril 2013 | 00:00

Frase trillada que escuchamos los conductores cuando en el trayecto de la carretera nos para el control de la Policía de tránsito para revisar papeles y que los ciudadanos cumplamos con la ley.

 Y no es de enojarnos cuando todo está en regla y que esto constituya un respaldo a nuestra seguridad, pero qué decepción cuando quienes están en dicha revisión se hacen los disimulados, caminan hacia un lado y otro como para hacer temer al conductor de que algo anda mal y que va a ser multado.

Sería bueno si se cumpliera con el deber y que la ley sea aplicada, pero ¡Oh sorpresa!, el conductor que no se sabe la ley y que le teme a todo, inmediatamente mete su mano al bolsillo y ofrece lo que tenga.  Ah, pero inmediatamente la respuesta es, “no me ofenda”; y pensamos ¡qué decente!. Pero inmediatamente escuchamos “eso no  alcanza, además somos dos o tres, no ve que la multa es de “tanto”....                          Imagínense, se suponía que la ofensa era porque la decencia no le permite que lo compren, pero no, la ofensa es porque les parece muy poco en relación con las grandes multas impuestas en la ley de tránsito.
Salvo escasas excepciones, es al individuo común, responsable y que tiene que trabajar duro en las carreteras, al que le caen día a día con estos cobros indebidos; porque basados en la ley no se dieron cuenta que las multas económicas terminan siendo el bizcochuelo de abuso de algunos oficiales de tránsito, que a diario solapan, a cambio de dinero,  que no se cumpla con las reglas y normativas de la Agencia Nacional de Tránsito.
Estoy segura que si se aplicara la ley de parte de quienes tienen el deber de hacer que se cumpla, todos los ciudadanos tendrían todo en orden.
Es necesario que se realice una evaluación  de la tan estricta norma de tránsito para regular las cosas, y que no se permita el cobro abusador de ciertos policías.
Si realizáramos una encuesta de cada control policial que hay en el país, de cuántos conductores pagaron el favor al policía por no pagar la multa, tendríamos suficiente para pagar sus propios sueldos; pero quién lo hace, ni siquiera sus superiores. Es hora de revisar la ley de tránsito y reformarla para que haya  una nueva ley de tránsito estricta, sancionadora, pero no basada en lo económico, sino en la seguridad de quienes transitan por la carretera.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: