Actualizado hace: 12 minutos
Afectados
SE REHÚSAN A IR A ALBERGUES

A pesar de la desesperación que siente Elsa Saltos al ver su casa parcialmente destruida, no desea ser trasladada a un albergue.

Martes 16 Abril 2013 | 00:00

Ella es miembro de una de las casi 100 familias que se han visto afectadas por los deslizamientos de tierras en las zonas altas de la ciudadela Briones, de la parroquia San Pablo.
El invierno es el mayor enemigo de estas familias, pues acrecenta el miedo a que las paredes de sus domicilios se vayan abajo.
Paredes cuarteadas, techos virados, vigas a la mitad y suelos hundidos es el panorama que se ve en casi todos los domicilios de este sector.
 
traslado. Saltos comentó que la semana pasada fue visitada por personal municipal y del Comité de Operaciones de Emergencia (COE), quienes inspeccionaron su domicilio, al cual le falta una pared que se derrumbó ayer.
"Ellos me dijeron que me trasladara al albergue de El Concorde, pero no tengo cómo llevar mis cosas y aquí somos muchos, allá no hay suficiente espacio", dijo.
En la casa de Saltos también vive una hija y sus nietos.
Por su parte, Wilfrido Macías, secretario de la Junta Parroquial, indicó que desde hace un año las autoridades han prometido reubicarlos en sectores seguros pero eso no se cumple hasta la actualidad.
Comentó que las familias del sector no desean irse a albergues porque el año pasado 20 familias fueron llevadas a esos lugares y 10 se regresaron porque las condiciones en las que vivían no eran óptimas.
"Estamos viviendo un momento crítico", añadió.
Anita Pilay, concejal, dijo que se está evaluando la situación de las familias afectadas.
Esta actividad la lleva a cabo el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES).
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala