Actualizado hace: 52 minutos
Relaciones
Padres amigos

Para muchos padres, convertirse en amigos de sus hijos es su meta a alcanzar. Y muchos hijos lo creen así, pero la realidad es otra. Por más que se quiera no se puede cambiar: los padres son padres y los hijos son hijos.

Lunes 15 Abril 2013 | 17:13

Cuando los padres intentan ser amigos de los hijos, ellos tienden a confundir la amistad con la complicidad, algo que es imposible entre padres e hijos.

> Motivos y resultados.
Los padres, en su afán de acercarse a sus hijos, han tratado de eliminar la imagen del ser omnipotente que imponía su autoridad a base del temor y no del respeto. Pero en el camino muchos se han preocupado más por ser amigos, y eso trae problemas que a veces no saben cómo manejarlos, y los obligan a caer en extremos, expresó el psicólogo Feliz Rodríguez.
Ser “compinches” de sus hijos es uno de ellos. Esto genera a la larga inseguridad y rebeldía cuando los hijos son pequeños. Otro de los extremos en los que pueden caer los padres con hijos adolescentes es querer ser como ellos, cuando su tiempo ya pasó.
> No son amigos.
Los padres, ante todo, deben mantener su figura. Más importante que llegar a ser amigo de un hijo, es la comunicación y la confianza lo que hace que la relación se lleve bien, manifestó Rodríguez.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala