Actualizado hace: 4 horas 28 minutos
Corea del Norte amenaza con misiles

El representante diplomático del régimen comunista de Corea del Norte, Alejandro Cao de Benós, aseguró anoche que "nuestras bases de misiles están listos para disparar. Podemos golpear cualquier objetivo, hemos puesto en órbita tres satélites y la capacidad tecnológica no nos falta".

Jueves 11 Abril 2013 | 00:00

Cao de Benós, de origen español y único ciudadano extranjero a quien se la ha concedido la ciudadanía norcoreana ya que ha decidido combatir por Pyongyang, hizo estas declaraciones al semanario italiano "Oggi", que adelantó su página web.
 
Amenazas. El español, quien ha adoptado el nombre de Alejandro-Zu, amenaza con que "cuando la señal sea dada abatiremos todos los aviones B2 y B52 y arrasaremos las bases americanas de Guam, Hawai y Missouri".
"Las consecuencias serán terribles: el planeta entero será contaminado y Seúl se irá a pique en el mar. La bomba es nuestra seguridad en la vida. Si es necesario, no dudaremos en utilizarla", asevera.
 
Alertas. Mientras tanto los países amenazados por Norcorea, Corea del Sur y su aliado Estados Unidos están conscientes de las posibilidades de Corea del Norte y ayer elevaron su nivel de alerta ante la "amenaza vital" que representa Corea del Norte, que estaría a punto de efectuar una o varias pruebas de lanzamiento de misiles, al acercarse el aniversario del nacimiento del fundador del país, el 15 de abril.
El comando integrado de las fuerzas estadounidenses y surcoreanas elevó de 3 a 2 el nivel de alerta -el nivel 1 es sinónimo de guerra, el 4 equivale a tiempos de paz- alegando una "amenaza vital", indicó un responsable militar a la agencia surcoreana Yonhap.
 
Día clave. Un lanzamiento de misil puede producirse "en cualquier momento a partir de ahora", declaró el ministro surcoreano de Relaciones Exteriores Yun Byung-se y advirtió a Pyongyang que semejante acto provocaría nuevas sanciones de parte de la ONU.
Ese lanzamiento podría coincidir con la visita a Seúl del secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y del jefe de la OTAN, Anerd Fogh Rasmussen, que llegarán a la capital surcoreana mañana.
El régimen norcoreano, ignorando las advertencias de su vecino y aliado chino, desplegó la semana pasada en su costa oriental dos misiles Musudan, con un alcance teórico de 4.000 kilómetros, es decir, con capacidad para llegar hasta Corea del Sur, Japón o la isla estadounidense de Guam, 
 
PODEROSO 
EJÉRCITO. El Ejército Popular de Corea del Norte, el más poderoso de Asia después de China, cuenta con más de un millón de soldados en activo y siete millones en la reserva.
Fue creado el 8 de febrero de 1948 y, en el último decenio el número de soldados aumentó de 1,17 millones a 1,19 millones, frente  a 650.000 surcoreanos.
Sin embargo, un informe revela que Pyongyang redujo sus buques militares de 900 a 740, sus submarinos de 90 a 55 y los cazas de los 870 con los que contaba en el año 2000 a los 620 de 2010. 
Para atravesar los numerosos ríos existentes en la península de Corea, las fuerzas norcoreanas cuentan con más de 600 vehículos anfibios y unos 2.300 con puentes flotantes para el transporte de tropas y equipos.
 
Lo que está  en juego
 
Corea no solo representa una amenaza de guerra, también tiene componentes ideológicos, financieros y geoestratégicos.
Mientras Corea del Sur es una aliada de Estados Unidos, con una economía que cree en el libre mercado, Corea del Norte es importante para China porque es uno de los socios que tiene Beijing en lo ideológico. Corea del Norte tiene un régimen comunista. Aquí se enfrentan dos formas de ver y administrar un estado.
Por otro lado existe una alianza política entre Estados Unidos y naciones asiáticas que se sienten amenazadas por el crecimiento económico y militar chino. Así Corea del Norte tiene un componente geoestratégico.
Corea del Norte comparte frontera con China, y al gigante asiático no le conviene que los intereses de Estados Unidos lleguen hasta sus límites, por la posibilidad de tener bases y armamento más cerca de lo que hoy están. A Washington por el contrario le resulta conveniente apoyar a sus socios de la zona, y no le vendría mal que su frontera se expanda a los límites con China. El problema es que a todos les conviene que el arsenal nuclear no sea usado por nadie. Este es el punto crítico: una posible guerra de impredecible magnitud es lo que hace más visible del conflicto, pero como vemos no es lo único que está en juego.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala