Actualizado hace: 10 minutos
Un presidenciable…
Un presidenciable…
Por: Melvyn Herrera
melvynherrerac@hotmail.com

Lunes 08 Abril 2013 | 00:00

En sus exequias escuché que con su cambio de vocación, de beisbolista a militar, en ese período, aún muy joven, Hugo Chávez mencionó que iba a ser presidente de Venezuela.

Algo parecido he escuchado sobre nuestro presidente Correa, sin precisar detalles del hecho. Traigo a colación esto, porque he recordado algo que mis ojos y oídos han visto y  escuchado, almacenándose en mi materia gris; además, el “correo bemba” también y en diversos tonos me ha transmitido lo que sigue, que lo transmito en honor a la verdad y sin otro objetivo que el de difundir algo posible, que nadie sabe si sucederá o no.

No puedo fijar fecha, pero hace algunos no muy lejanos años en un acto cívico-artístico en Montecristi escuché a uno de los principales oradores manifestar que por diversas razones que esbozó, él aspiraba a suceder en la Presidencia del Ecuador al egregio Eloy Alfaro quien nació en esa ciudad. En otra ocasión escuché algo del mismo tenor en boca de la misma persona, lo que comenté con allegados, no llamándoles a ellos la atención porque varias veces habían escuchado ese pronunciamiento de tal ciudadano. Por esto reviso la trayectoria de quien emite dicho propósito: 
Lo ubico inicialmente como un profesional del derecho ejerciendo su profesión; luego, con precisión lo recuerdo como asesor legal del cabildo de Jaramijó durante la primera alcaldía de doña Doris López; conozco que se desempeñó como catedrático de la Facultad de Derecho en la ULEAM y es público su largo y buen desempeño como Ministro de lo Civil en la Corte de Justicia de Portoviejo. En estos últimos tiempos el transitorio Consejo Nacional de la Judicatura lo nombró su delegado en esta provincia, como también todos sabemos, sus colegas ministros lo designaron actual Presidente de la Corte Provincial y el alto organismo conocido como el quinto poder lo eligió recientemente delegado suplente del ya definitivo Consejo Nacional de la Judicatura. Como habrán advertido sin duda alguna, me estoy refiriendo al montecristense Dr. Carlos Teodoro Delgado Alonso, un hombre que tómenlo como lo tomen, tiene la valentía -públicamente- de hacer conocer sus pensamientos y más que nada sus aspiraciones presidenciales, asunto que no es de poca monta; por lo mismo, es meritorio y nada reprochable el hecho.         
Por las iniciales menciones de Chávez y Correa -recientes y sobre algo similar- propongo  que cuando escuchen al coterráneo al que me refiero emitir lo que ahora muchos podrían considerarlo un sueño, lo tomen con la seriedad que algo de tanta importancia merece. Nadie sabe lo que puede suceder…
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: