Actualizado hace: 55 minutos
MANTA
Hay pocas denuncias por delitos donde se usó la escopolamina

La escopolamina o burundanga permite a los delincuentes manipular a sus víctimas y robarles.

Lunes 08 Abril 2013 | 00:00

A fines del 2012 se presentó un caso en el cual una persona que atiende en una farmacia ubicada en la avenida 113 de Manta, fue víctima de los delincuentes que utilizan la escopolamina para robar a sus víctimas.
La persona fue sorprendida por una mujer que le entregó un billete de 50 dólares por la compra de unos fármacos. 
Después de 10 minutos la supuesta cliente se fue. La empleada, que tenía náuseas y mareo, notó que el dinero de la caja, 1.700 dólares, ya no estaba. 
La escopolamina, también conocida como burundanga, es un alcaloide que se obtiene de ésta y varias plantas que crecen en regiones selváticas. En otras palabras, la escopolamina  puede causar convulsiones, depresión severa, arritmia cardíaca, taquicardia severa, insuficiencia respiratoria y hasta la muerte si es que se usan dosis fuertes.
En pequeñas cantidades, limita la voluntad y la conciencia de las personas por un tiempo aproximado de dos horas, dice Alex Castillo, agente de la Jefatura Provincial Antinarcóticos, quien indica que pese a que hay pocos casos, siempre hay que estar alerta especialmente en los sitios en donde hay mucha afluencia de público.
“Tenemos que evitar contacto con personas desconocidas que se acerquen en la calle con cualquier pretexto”, indica Castillo.

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala