Actualizado hace: 6 horas 6 minutos
Pedro Vincent Bowen     
¡Mayday! ¡mayday! ¡Mayday!

¡Mayday! ¡Mayday! ¡Mayday! (repetido tres veces) es un código de emergencia utilizado internacionalmente como llamado de auxilio por: Un avión a punto de caerse. Un barco que se hunde. La proximidad de un tsunami. Un ataque enemigo. La explosión de un volcán. Una avalancha de nieve. Y todo acontecimiento imprevisto que se considere de alto riesgo o peligro de terribles consecuencias.

Domingo 31 Marzo 2013 | 00:00

 

 
Se me viene a la mente el código de socorro, a propósito de la “declaratoria de emergencia” que está solicitando la Cámara Marítima de Manta a la APM para salvar al puerto manabita de una inminente paralización de sus servicios a naves cargueras de gran volumen.
Tal acaba de suceder con el buque granelero DN VATAN, de origen turco (navega con bandera checa) que durante siete días no pudo atracar a los muelles internacionales debido a que la nave, cargada con 47.000 toneladas de trigo proveniente de Canadá para importadores ecuatorianos, sobrepasa la profundidad del canal de acceso al Terminal portuario.
Por esta inesperada espera, los agentes del VATAN dicen que se han perdido 350.000 cholo-dólares entre comida de la tripulación turca (¿tantísimo comen?) y honorarios de abogados por demandas de terceros afectados (¿tantísimo cobran los abogados?)… mejor me hubiera hecho abogado.
Y esto no es lo más grave del asunto. Después de todo, los efectos recaen siempre sobre los que estamos al final de la cadena. En este caso concreto, se trata de la importación de trigo para hacer harina y de la harina el pan nuestro de cada día. ¿Quién consume pan? ¡Todos! ¿Quién termina pagando las 350.000 pepas que perdieron (dicen) los importadores del trigo? ¡Todos mismo! Pan más chico. Más caro. De baja calidad.
Pero (el infaltable), hay algo de mayor gravedad y que no podemos evitar: el desprestigio que se le viene encima a un puerto cuando le sucede lo que le acaba de suceder al nuestro.
A estas horas, las navieras de tutilimundi, agentes, aseguradoras, exportadores e importadores de afuera y de adentro, estarán analizando estrategias para eliminar (si fuere posible) a Puerto Manta – Ecuador como destino (o transferencia) para cierto tipo de buques con cierto tipo de calado para cierto tipo de carga.
A mí como ecuatoriano me da vergüenza ajena tener que admitir que hemos estado publicitando que somos “el puerto de aguas profundas del Ecuador” (con 12 metros de profundidad), cuando en la realidad tenemos apenas 9-10 metros en el canal de acceso.  ¿Será este uno de los tantos motivos que han causado la ausencia de potenciales interesados en las nuevas intentonas de concesionar el Puerto, ah? (Continuará).
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala