Actualizado hace: 9 minutos
Desestimaciones indebidas
Desestimaciones indebidas
Por: Edison Cevallos
abogadocevallos@yahoo.com

Domingo 31 Marzo 2013 | 00:00

Coincidíamos con muchos profesionales de diversas ramas, varios con largos años de experiencia en teoría y práctica de su especialización, que ahora que el Senescyt dotado con facultades casi omnímodas para disponer a su arbitrio, quienes son los ecuatorianos agraciados que pueden estudiar en tal centro de educación superior, la carrera que deben seguir, los docentes, en gran medida solo teóricos que deben tener, que gracias por no haber existido este ente en nuestra época de formación universitaria.

Porque con esta política  de eliminar todo vestigio de vasta experiencia acumulada por maestros que llegan a los setenta años de edad, con sobrados y vividos logros por su práctica permanente en su especialidad, y a jubilarse;  y, además  por la exigencia de que se exhiba títulos de cuarto nivel o PhD, para continuar en la cátedra, los grandes maestros que no solo nos transmitieron sus conocimientos,  sino que exhibieron una hoja de vida intachable ligada a una vocación y didáctica que llegaba a todos sus discípulos, con estas desnaturalizadas exigencias, nuestra formación hubiera sido otra.
En hora buena y bienvenido el hecho de incorporar a la cátedra, a profesionales formados y especializados para ello, los que no tenían antes acceso a esta posibilidad de ligarse a estos centros de estudios, por la política imperante en ellos, donde la capacitación y la vocación a la docencia no era apreciada,  peor exigida.  Pero de allí, a desconocer en verdaderos maestros, su innata predilección a la docencia, virtud esta que fluye de manera espontánea en estos virtuosos, desestimando estas experiencias por los años de edad o por la falta de cursos de cuarto nivel o maestrías, en puntuales casos, viene a ser un despropósito.
Privar a los estudiantes con maestros hechos en la práctica diaria, que es la que da el verdadero conocimiento,  por muchos inexpertos con título,  pero cero de experiencia, en nada fortalece el sistema educativo, bien se puede ir depurando la cátedra, reconociendo otros parámetros en el docente, sin miramientos de edad o títulos que en muchos casos, solo son adquiridos, para lograr ascensos o permanecer en el puesto, pero sin una vocación de realmente sumar conocimientos.
Que la educación previa adquirida en escuelas y colegios es en gran medida, deprimente, es una verdad incuestionable, pero de ahí, a publicitar que son contados  con los dedos de las manos, los estudiantes  que aprueban las exigencias emanadas de la Senescyt  para el ingreso a las Universidades, por lo menos para muchos, es inaceptable.
De ahí que muchos se preguntan, ¿de qué Galaxia vienen estos sabios;? y ¿cuál ha sido su verdadera formación y donde la adquirieron?, para imponer  estas frustradas reglas de juego. 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: