Viernes 19 Septiembre 2014 | ACTUALIZADO HACE: 1 hora 49 minutos
La Iglesia celebra la liturgia de la pasión
Religiosidad

La Iglesia celebra la liturgia de la pasión

Viernes 29 Marzo 2013 | 00:00

“Ustedes los enfermos son poderosos, porque son como Cristo en la cruz”, dijo una vez el fallecido papa Juan Pablo II a un grupo de personas internadas, en una visita a un hospital. Y por estos días se ha revelado que el ahora papa Francisco dejó escrita antes de partir hacia Roma, la homilía de este Jueves Santo, que iba a dirigir a sus fieles si hubiera seguido al frente de la Arquidiócesis de Buenos Aires, Argentina, instando a los sacerdotes a salir “a la periferia, donde hay sufrimiento, hay sangre derramada, ceguera que desea ver, donde hay cautivos de tantos malos patrones”. La Iglesia identifica el sufrimiento de Jesucristo como el camino para llegar a la alegría a la que se accede a partir de la Vigilia Pascual del Sábado Santo, por la resurrección.

PRESENCIA. El signo sacramental de la cruz (aunque desde la mañana se ven templos vacíos e imágenes de santos cubiertas) está presente en las celebraciones litúrgicas de hoy, Viernes Santo (día de ayuno y abstinencia), fundamentalmente en la Iglesia Católica, pero también en otras confesiones cristianas. Desde su nacimiento, el cristianismo ha reconocido el signo de la cruz como su identificación por excelencia y en la Semana Santa, especialmente el viernes, ocupa un lugar más central, si cabe.
En el día de hoy no se celebra la Eucaristía, no hay misas en ningún templo en todo el mundo. En las iglesias, el altar luce sin mantel, no hay cruz, ni velas, ni adornos. En la celebración de la liturgia de la Muerte del Señor, que se hace a partir de las tres de la tarde (fue la hora de la muerte de Cristo, según los Evangelios) los sacerdotes van vestidos de rojo, que es el color del martirio.
 
UN ECUATORIANO. El papa Francisco celebró la Misa de la Cena del Señor de ayer jueves en la cárcel de menores de Casal del Marmo, y durante la ceremonia, según manda el ritual católico, lavó los pies a doce jóvenes recluidos allí, entre ellos dos mujeres, una católica y otra musulmana. En este reformatorio de menores hay 46 jóvenes, y uno de ellos es ecuatoriano. Los jóvenes le regalaron al Papa un crucifijo y un reclinatorio de madera fabricados por ellos y Francisco les llevó “huevos de Pascua” y otros dulces que se consumen estos días en Italia. La homilía del pontífice estuvo vinculada al mandato evangélico del perdón: “Olviden los enfados y si les piden un favor, háganlo. Ayúdense unos a otros. Eso es lo que Jesús nos enseña. Ayúdense siempre, así se hace el bien”, dijo Francisco.
“A una mujer mayor que pasaba largas horas delante del altar viendo la cruz, le pregunté una vez: ¿qué hace tanto tiempo mirando la cruz? Su respuesta fue 'nada, simplemente ser agradecida'”, indica el padre Fabricio Alaña, sacerdote jesuita como el nuevo Papa y exrector del colegio Cristo Rey, de Portoviejo, consultado por El Diario sobre sus vivencias respecto de la cruz cristiana.
Por otra parte, ayer en la mañana el arzobispo de Portoviejo para Manabí, Lorenzo Voltolini, presidió la Misa Crismal, en la cual se bendicen los óleos que luego sirven para administrar sacramentos como el bautismo, la confirmación, unción de los enfermos y  orden sagrado. Magdalena Cuzme, una asistente, destacó la importancia que reviste para ella esta liturgia.
 
ROMA Y PORTOVIEJO. Este viernes, el papa Francisco preside el acostumbrado Vía Crucis en los alrededores del Coliseo romano,   que la Iglesia señala como lugar de martirio de miles de cristianos antes del año 365 d.C. En Portoviejo, la liturgia de la Muerte del Señor será a las 15h00 en la Catedral Jesús el Buen Pastor, y también a la misma hora en Cristo del Consuelo, La Merced, San Francisco, Guadalupe, Picoazá, Pío IX, Sagrado Corazón, Santa Narcisa en San Alejo, Guadalupe, San Juan Apóstol y María Auxiliadora en Sosote.