Actualizado hace: 5 horas 36 minutos
SALUD
Hábitos en el embarazo

El cuerpo de la mujer está hecho para adaptarse a los cambios por el embarazo, pero asimismo se deben tomar las medidas necesarias para que todo se desarrolle bien.

Viernes 29 Marzo 2013 | 00:00

El embarazo no es el momento para ponerse a dieta, pero es necesario dejar de 
lado el mito de “comer por dos”. La regla es comer para satisfacer las necesidades nutricionales, la sensación de hambre y nada más. 
Consejos. En cuanto al cuidado corporal, es necesario tener en cuenta que las hormonas del embarazo tienen un fuerte efecto sobre los dientes, el pelo, las uñas y la piel.
Se debe visitar el odontólogo al comienzo del embarazo, ya que los dientes sufren cambios.
El pelo también presenta cambios, el liso se puede rizar y viceversa. Como el pelo crece y se cae en fases, el embarazo suele prolongar la etapa de crecimiento, volviendo grueso y fuerte el pelo fino, mientras que el grueso se puede resecar y volver inmanejable. Lo peor de estos cambios es la caída de pelo que se puede experimentar después del parto, pero no hay que preocuparse porque luego volverá a crecer.
Las uñas, si bien crecen más rápido, se vuelven quebradizas, por lo que se aconseja mantenerlas cortas y usar cremas hidratantes para que no se resequen.
En la alimentación es aconsejable consumir comidas pequeñas y nutritivas con frecuencia. Se debe tener a la mano alimentos saludables como frutos secos, torta de arroz, tostadas, frutas, yogurt y verduras.
Los cereales son indispensables, como la avena, el trigo, el arroz, el maíz, etcétera, ya que dan minerales.
Cuando existan náuseas deben comer, en ayunas, pan tostado o una galleta sin sal.
Casi todas las mujeres necesitan tomar calcio y hierro en pastillas durante el embarazo. La leche es el mejor de estos alimentos por su alto contenido de calcio. Hay que tratar de incluirlas diariamente en la dieta, descremada y vitaminizada.
Evitar. Se debe evitar permanecer de pie, es más recomendable estar sentada.
No estar con las piernas abajo siempre sino que debe colocar los pies en alto e intentar dormir o descansar cada vez que pueda. A algunas personas les gusta recostarse después de comer, mientras que otras sienten que necesitan un descanso por la tarde o al anochecer.
Evitar los alimentos refinados y procesados, especialmente aquellos que tienen alto contenido de azúcar Tmabién los alimentos sazonados y grasos.
Ser activo dentro del proceso de embarazo y parto implica también responsabilizarse por la salud física. Una alimentación equilibrada proporciona los nutrientes adecuados para favorecer el crecimiento y desarrollo del bebé.
 No se trata de diseñar una dieta especial para el embarazo, más bien conocer la diversidad de propiedades de los alimentos y así mejorar la calidad y variedad de la dieta.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala