Actualizado hace: 36 minutos
Sociedad
Impunidad se hace un hábito

A Julio Moreira no le gusta llegar a la hora citada a un evento o a una fiesta.

Lunes 25 Marzo 2013 | 00:00

Él asegura que presentarse a la hora prevista es perder el tiempo y esperar a que todo inicie. Por eso, ha decidido llegar siempre media hora después de la acordada. Moreira no es el único que adopta esta acción. Marlene Mendoza asegura que ella asiste tarde porque los actos nunca empiezan a la hora prevista.
Los ciudadanos comentan que los únicos actos puntuales son las misas, los partidos de fútbol y los noticieros.
 
ordenanza. En Portoviejo existe una ordenanza para fomentar la puntualidad. La ordenanza fue aprobada en septiembre del 2003. En ella se señala que todo acto público o privado debe iniciar a la hora prevista, caso contrario, los que lleguen puntual pueden retirarse a sus casas. Además explica que no se debe esperar a los invitados ni funcionarios, y que se debe iniciar sin ellos y además hacerle saber al público que aquellas personas no llegaron a la hora indicada.
Algunos dicen que más impuntuales son las mujeres; otros afirman que son los hombres, pero lo cierto es que el portovejense, manabita y ecuatoriano es impuntual por naturaleza. Por suerte, el autor de esta nota no se retrasó y usted la está leyendo ahora.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala