Viernes 31 Octubre 2014 | ACTUALIZADO HACE: 13 minutos
DESTACADAS
PROBLEMÁTICA

MALTRATO: 1.830 DENUNCIAS EN 2012

Martes 01 Enero 2013 | 00:00

El sueño de Nelly Nohemy Zambrano Moreira era comprarse una lavadora, pues luego de sufrir un derrame cerebral quedó con un 80 por ciento de discapacidad, lo que le impedía lavar la ropa a mano. Sin embargo, sus anhelos quedaron frustrados al ser asesinada, según sus familiares, por su conviviente.

 
El suceso que ha conmocionado a los habitantes de sitio Estero Abierto, del cantón 24 de Mayo, es uno de los casos de violencia contra la mujer más reciente en Manabí, aunque no es el único. 
El 13 de octubre del 2009 Rosa Iralda Barberán Mera también murió tras ser acuchillada. Su expareja, Rufino Murillo, fue detenido y sentenciado. 
En Portoviejo, Pedernales y en Manta,  otras mujeres también fueron victimadas de varias cuchilladas. En la capital manabita, Teresa Cevallos Mendoza, de 38 años de edad, recibió una cuchillada por cada año de vida, según reveló la autopsia. El sospechoso tiene orden de captura. 
Los archivos de la crónica roja revelan que en el último quinquenio 10 mujeres perdieron la vida a manos de sus parejas o exparejas en la provincia de Manabí. 
cifras. Según las estadísticas que registra la Comisaría de la Mujer y la Familia en Portoviejo, sólo en este cantón y hasta el 20 de diciembre se receptaron 1.830 denuncias por maltrato, ya sea físico, psicológico o sexual. 
Mientras tanto, según las cifras que maneja ONUMUJER en Ecuador, una de cada 6 mujeres sufre  violencia; una de cada 4 ha sufrido violencia sexual y una de cada 2 mujeres ha sufrido violencia psicológica.
Paradógicamente, el 90 por ciento de las mujeres que ha sufrido algún tipo de violencia no se ha separado de sus parejas. 
 
explicación. Desde el punto de vista psicológico esto tiene una explicación, asegura la profesional Ángela Mero. 
Señala que en muchas ocasiones la mujer que sufre violencia intrafamiliar no busca ayuda porque depende económica y emocionalmente del hombre; o éste ha logrado bajar tanto su autoestima que la ha dejado sin voluntad para tomar decisiones. “Ella no tiene la capacidad de buscar ayuda o de decir basta y guarda la esperanza de que las cosas van a cambiar”, comenta. 
También indica que el problema de la violencia contra la mujer nace del machismo ancestral: “El hombre es el mejor atendido en la casa, a la mujer se la delega a la cocina y al varón no se le permite compartir los quehaceres del hogar, creándose un trato poco igualitario”, refiere la psicóloga. 
Ángela Mero también expresa que la violencia se puede revertir buscando orientación, ya sea psicológica o  legal. 
 
OPINIONES. Nelly Moreira, ciudadana, opina que pese a que en la actualidad las mujeres y los hombres gozan de los mismos derechos, aún existe el machismo. Galo Mieles, ciudadano, señala que a pesar de estar en el siglo XXI aún hay personas que tienen una mentalidad retrógrada y siguen pensando que con la violencia se solucionan las cosas.