Martes 30 Junio 2015 | ACTUALIZADO HACE: 2 horas 53 minutos
Tener sexo cambia la genética de las mujeres
Sexualidad

Tener sexo cambia la genética de las mujeres

Jueves 20 Septiembre 2012 | 10:30

El mantener relaciones sexuales de manera activa pueden influenciar en el comportamiento y en la genética de las hembras de diversas especies, entre ellas la humana.

Los machos tienen un efecto directo sobre el sistema reproductor y el comportamiento de sus parejas femeninas, probablemente en la mayoría de las especies animales.

Según un nuevo estudio realizado por la Universidad de East Anglia (Reino Unido), mantener relaciones sexuales puede provocar cambios fisiológicos importantes en las hembras, incluyendo alteraciones en la líbido, la fertilidad, la inmunidad, los hábitos alimentarios, la retención del líquidos y los patrones de sueño.
Para llegar a estas conclusiones, los investigadores observaron cómo responde la hembra de mosca de la fruta (Drosophila melanogaster) tras aparearse.
Mediante dicho experimento, descubrieron que existe una proteína en el semen de sus compañeros varones que produce alteraciones en la expresión del material genético de las hembras.
“Hemos puesto a prueba los efectos de una enigmática proteína del fluido seminal, a la que llamamos ‘péptido del sexo’, y hemos llegado a la conclusión de que es capaz de cambiar la expresión de genes en distintas partes del cuerpo femenino, que afectan desde la fertilidad hasta la sensibilidad a los nutrientes o el comportamiento”, aclara la bióloga Tracey Chapman, coautora del estudio.
Eso significa, según Chapman, que los machos tienen un efecto directo sobre el sistema reproductor y el comportamiento de sus parejas femeninas, probablemente en la mayoría de las especies animales, entre ella la humana.
El estudio determina, pese a basarcse en un experimento inicial con animales, que las mujeres también perciben estos cambios, por la rara proteína en el semen de los hombres. 

+ NOTICIAS

Preparémonos para recibir a Francisco

PARA TI, JOVEN. | 03:00 Francisco, amigo, el Ecuador está contigo. Francisco, no dejes de venir a pesar de que en nuestro país no estamos haciendo lo que deberíamos hacer para recibirte con fe. ¿Por qué digo esto? Miramos la tele, los periódicos, escuchamos la radio y con qué nos encontramos, de nuevo la eterna pelea de unos políticos con otros. Del gobierno nacional contra ciertos gobiernos locales. ¿Hasta cuándo ecuatorianos somos incapaces de llegar a acuerdos mínimos de respeto, justicia y unidad? Pensemos en el país y no en nuestros intereses particulares. Seamos sinceros en nuestras verdaderas intenciones y comencemos a caminar hacia un horizonte común. Todos vivimos en este mismo sector del mundo, que ha sido privilegiado con muchas riquezas naturales, cuidémoslas y ayudémonos. Francisco, así somos. No cambies tu ruta, no te dejes manipular y ayúdanos a escuchar tu palabra y llegue al corazón, que produzca el efecto que debe producir, que sacuda nuestro interior y nos hagas reaccionar, para despertar y ser actores y no reactores de una vida espiritual que debe producir fraternidad, justicia y paz. Bienvenido, papa Francisco. Y tú nos has pedido que recemos por ti, lo haremos, pero por favor, no dejes de rezar por nosotros. Oremos: Oh Dios Padre, Dios de la misericordia, mi Padre y Señor. Te doy gracias por tantos beneficios que nos das cada día. No dudo en reconocer que jamás te cansas de perdonar. Este amor incondicional es fuente de inagotable libertad y esperanza. Hoy que nuestro país se prepara para recibir a tu enviado, el papa Francisco, te pido por mí, por mi pueblo, por mi país, para que respondamos con alegría a este amor que nos das. Danos el coraje para derribar las barreras entre nosotros. Danos el coraje de colaborar contigo en recuperar la alegría del Evangelio, para ofrecer tu misericordia a todos los hombres y mujeres. Que seamos capaces de tender puentes de unidad, justicia y esperanza, que podamos presentar un Cristo vivo, que su mensaje sea fuente de gozo para todos. Amén.