Democracia

El presidente de la Conferencia Episcopal critica la exclusión de partidos políticos

Domingo 16 Septiembre 2012 | 14:15

Antonio Arregui, presidente de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE), apoyó la postura de los partidos políticos que han cuestionado el proceso de verificación de firmas, luego del escándalo de las falsas adherencias.

“El poner muchas dificultades para que un grupo entre en la lid electoral, no es propiamente un progreso para la democracia”, dijo Arregui a radio Sonorama. El religioso consideró que todas las agrupaciones políticas deben participar en las elecciones generales de 2013 y que son los ciudadanos los que deben juzgar con sus votos.

La ley electoral, conocida como Código de la Democracia, establecía que las organizaciones políticas debían someterse a un proceso de inscripción para lo cual tenían que presentar el 1,5% de firmas del padrón electoral (157.947 rúbricas). 

En el mes julio miles de ciudadanos empezaron a denunciar que habían sido registrados y constaban como afiliados en partidos políticos sin su consentimiento.

Esto motivó a que el Consejo Nacional Electoral resolviera someter a todos las organizaciones a un proceso de verificación de sus firmas.

Arregui sostuvo que la falsificación de firmas es una de esas “sapadas” (viveza) inevitables en cualquier área de la actividad social y dijo que las autoridades deben dar con los responsables


+ NOTICIAS

Presidente de la CNJ critica un informe

Justicia | 04:00 El presidente de la Corte Nacional de Justicia (CNJ), Carlos Ramírez, rechazó el informe “Independencia judicial en la reforma de la justicia ecuatoriana” realizado por el jurista Luis Pásara, que afirma que el Poder Ejecutivo de Ecuador interviene en el Judicial durante los últimos años.

Se sancionará hasta con cárcel la no afiliación al IESS desde el 10 de agosto

Código penal | 04:00 A partir del 10 de agosto el patrono que no haya afiliado a su empleado al Seguro Social hasta esa fecha o que luego de la misma no lo haga, podría llegar a significar que pudiera irse a la cárcel.