Martes 30 Junio 2015 | ACTUALIZADO HACE: 19 minutos
Portoviejo

Las misas en honor a la Virgen se mantienen

Jueves 13 Septiembre 2012 | 00:00

El quincenario en honor a la Virgen de La Merced se desarrolla con normalidad.

 

Para hoy, el quinto día, se tiene previsto el Rosario y Misa de la Aurora a las 05h00 con el sector de la calle Colón. Esta procesión recorrerá las calles Ricaurte, Sucre, Coronel Sabando, 10 de Agosto, Juan Montalvo, Pedro Gual, Chile, Colón, Ricaurte y finaliza en la iglesia.
Además durante el día se celebrarán varias eucaristías a la que están invitadas varias instituciones educativas, entre ellas Naciones Unidas, 25 de Junio, Padre Benito Andueza, Nueva Semilla, Manuel Andrade Ureta, etc. <

+ NOTICIAS

Preparémonos para recibir a Francisco

PARA TI, JOVEN. | 03:00 Francisco, amigo, el Ecuador está contigo. Francisco, no dejes de venir a pesar de que en nuestro país no estamos haciendo lo que deberíamos hacer para recibirte con fe. ¿Por qué digo esto? Miramos la tele, los periódicos, escuchamos la radio y con qué nos encontramos, de nuevo la eterna pelea de unos políticos con otros. Del gobierno nacional contra ciertos gobiernos locales. ¿Hasta cuándo ecuatorianos somos incapaces de llegar a acuerdos mínimos de respeto, justicia y unidad? Pensemos en el país y no en nuestros intereses particulares. Seamos sinceros en nuestras verdaderas intenciones y comencemos a caminar hacia un horizonte común. Todos vivimos en este mismo sector del mundo, que ha sido privilegiado con muchas riquezas naturales, cuidémoslas y ayudémonos. Francisco, así somos. No cambies tu ruta, no te dejes manipular y ayúdanos a escuchar tu palabra y llegue al corazón, que produzca el efecto que debe producir, que sacuda nuestro interior y nos hagas reaccionar, para despertar y ser actores y no reactores de una vida espiritual que debe producir fraternidad, justicia y paz. Bienvenido, papa Francisco. Y tú nos has pedido que recemos por ti, lo haremos, pero por favor, no dejes de rezar por nosotros. Oremos: Oh Dios Padre, Dios de la misericordia, mi Padre y Señor. Te doy gracias por tantos beneficios que nos das cada día. No dudo en reconocer que jamás te cansas de perdonar. Este amor incondicional es fuente de inagotable libertad y esperanza. Hoy que nuestro país se prepara para recibir a tu enviado, el papa Francisco, te pido por mí, por mi pueblo, por mi país, para que respondamos con alegría a este amor que nos das. Danos el coraje para derribar las barreras entre nosotros. Danos el coraje de colaborar contigo en recuperar la alegría del Evangelio, para ofrecer tu misericordia a todos los hombres y mujeres. Que seamos capaces de tender puentes de unidad, justicia y esperanza, que podamos presentar un Cristo vivo, que su mensaje sea fuente de gozo para todos. Amén.