Actualizado hace: 5 horas 13 minutos
Un buen año
Un buen año
Por: Jorge Maldonado
jorge39936@gmail.com

Miércoles 22 Agosto 2012 | 00:00

De acuerdo con la información de los organismos que conocen el tema, el fenómeno El Niño –que permite justificar tantas inversiones no realizadas- no se presentará en este año o será de muy leve intensidad.

Eso significa que no habrá exceso de lluvias, aunque ahora –con el calentamiento global que justifica todas las equivocaciones meteorológicas- cualquier cosa puede ocurrir. Podemos esperar que se ordene un poco el clima y que tal vez podamos obtener una cosecha adicional de ciclo corto en 2012, y con seguridad una excelente cosecha en ciclo corto y aún en los cultivos perennes, en el 2013.
Significa que el 2013 será un buen año. Ojalá el clima ejerza alguna influencia en la política, para evitar esos errores monumentales en las elecciones que nos castigan por varios años.
Pero con la economía familiar solucionada todos podremos pensar mejor, para concebir iniciativas que empujen el carro del progreso, especialmente en el campo del empleo que está golpeando fuerte a la población. Y por cierto que hay buenas perspectivas también para ese campo el próximo año. Las palabras siempre optimistas del presidente de la República, aunque no reflejan la fría verdad crean un ambiente que es guía para los inversionistas nacionales y extranjeros. Creo que esa es una buena labor del presidente. Dejar las malas noticias para el análisis interno del gobierno, para los informes que seguramente se robará WikiLeaks, y gritar al mundo lo felices que estamos porque casi ha desaparecido el desempleo. Hay una alta producción agropecuaria, nuestras exportaciones no petroleras crecen y las petroleras están prevendidas, nuestros colegios y universidades son similares a los del primer mundo o avanzan en ese camino. Así, con optimismo da gusto invertir y seguramente lo harán masivamente el próximo año, cuando habrá dinero en el mercado porque la producción agropecuaria crecerá en relación al 2012.
Este año nos tomó de sorpresa. Nadie se esperaba un invierno parecido a los de hace sesenta años o más. Y estábamos descolocados. Ahora ya hay planes para mitigar los riesgos, están localizados los sitios peligrosos; no importa que estemos sentados sobre ellos. Ya sabemos lo que son. Cuando haya plata se realizarán las obras que recomiendan los técnicos.
Pero nos ha dejado abundante humedad. Los grandes hatos del norte de Manabí ya no tendrán que ser desplazados en busca de dehesas distantes. Se quedarán y podrán ser bien alimentados; se elevará su producción lechera y cárnica; mejorará la fertilidad de las vacas. Eso sumado a la producción agrícola, convertirá al 2013 en un buen año en el que vamos a elegir presidente de la República de entre algunos candidatos, que deben haber aprendido mucho con el sufrimiento del pueblo en este año difícil.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: