Actualizado hace: 1 hora 40 minutos
Un espinoso inquilino
Un espinoso inquilino
Por: Childerico Cevallos
chcevallos@eldiario.ec

Domingo 19 Agosto 2012 | 00:00

Al conceder asilo al ciudadano australiano Julian Assange, cerebro fundador de WikiLeaks, dos meses después de que éste, solicitando protección, fuera acogido en la embajada ecuatoriana en Londres, Ecuador se ve envuelto, una vez más, en una muy delicada situación diplomática internacional.

Luego del bombardeo que Colombia hiciera a la zona de Angostura en marzo del 2008, cuando tropas del vecino país violaran la soberanía del nuestro para acabar con el grupo de guerrilleros acampado en el sector indicado; y de que, tres años después, en abril del 2011, el gobierno del presidente Rafael Correa expulsara a la embajadora de los Estados Unidos, Heather Hodges, este es el tercer problema de mayor gravedad que la diplomacia ecuatoriana debe enfrentar en los últimos 15 años.
Para el mundo, el motivo estaría radicado en la concesión misma del asilo con  posiciones a favor y en contra de la actitud ecuatoriana, pero para el país la preocupación estriba en la amenaza de una posible intervención policial a nuestra sede diplomática, que los ingleses mencionan podrían realizar basándose en una mentada disposición legal existente en el Reino Unido, la que le permitiría tomar acciones extremas como la invasión al edificio de la embajada, con tal de lograr su fin prioritario que es detener a Assange y extraditarlo a Suecia. Si bien de alguna manera las declaraciones férreas del canciller ecuatoriano rechazando la amenaza han generado aclaraciones del Reino Unido, en las que se retractan del posible uso de la fuerza calificándolo como un mal entendido, la salida del australiano hacia Ecuador se torna un verdadero dilema que deberá afrontar con mesura y calma el gobierno ecuatoriano, pues el espinoso inquilino podría pasar años dentro de la sede de persistir la negativa británica a concederle el salvoconducto. Los hilos de la diplomacia se han estirado: la Organización de Estados Americanos (OEA), a pedido de Ecuador ha dispuesto una reunión de cancilleres la próxima semana para tratar la amenaza inglesa; y este fin de semana representantes del ALBA ayer en Guayaquil presentaron su respaldo a Ecuador; y hoy se espera un mismo pronunciamiento por parte de los cancilleres de  la Unasur en la misma ciudad. Sin embargo, sin bien es preciso extender el sistema defensivo ante la andanada de presiones internacionales que impondrán naciones como Gran Bretaña, Suecia y quizá hasta los mismos Estados Unidos para que Ecuador revea su posición, lo prudente y necesario es manejar esos mismos hilos diplomáticos con la mayor sutileza e inteligencia para que la soberanía y la dignidad nacionales no sufran lesiones, al tiempo que las relaciones con los gobiernos involucrados tampoco se lastimen, facilitándose, así, caminar por una vía que permita llegar a una pronta solución racional.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: