Actualizado hace: 10 horas 3 minutos
EDITORIAL
Hay que saber hasta dónde llegar con Assange

El presidente Rafael Correa, en representación de Ecuador y ejerciendo su soberanía, otorgó el asilo político al activista Julian Assange. Así mismo, el Reino Unido, en forma soberana, decidió no conceder el salvoconducto para que pueda venir a Ecuador.

Domingo 19 Agosto 2012 | 00:00

La decisión de Assange de acudir a nuestra embajada ya ha significado un importante costo político y quizás económico a los ecuatorianos, por lo que, sin chauvinismo ni patrioterismo extremo, debemos reflexionar sobre la situación.  ¿Vale la pena que Ecuador y sus recursos se conviertan en activistas globales en busca de que Assange no sea víctima de una persecución política por haber liberado información que golpeó la diplomacia de varias potencias mundiales? Frente al doble discurso de los políticos del mundo, tanto de los ecuatorianos que un día persiguen periodistas y ese mismo día dicen defender la libertad de expresión, como de los líderes del primer mundo que defienden el libre flujo de información hasta que los golpea, pareciera que no. Debe meditarse en lo que el país tiene por ganar y por perder. Y puestas las cosas como están, Ecuador debe sostener el asilo pero no desgastarse en más. 
Quizás todos los factores sólo están jugando a favor de Assange en función de su agenda, la información que ha publicado y la que no ha publicado aún ¿Tendrá otros datos que se refieran al Gobierno Nacional?
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala