Actualizado hace: 2 horas 27 minutos
Reino Unido
Abanderado olímpico no quiere volver a su país y pide asilo político

El corredor de 3.000 metros y abanderado de Eritrea en los Juegos Olímpicos de Londres, Weynay Gebrselassie, ha pedido asilo político en el Reino Unido para evitar volver a su país, informa hoy el periódico británico "The Guardian".

Miércoles 15 Agosto 2012 | 08:21

Gebrselassie, de 18 años y décimo en la competición olímpica de 3.000 metros, tomó la decisión este domingo, mientras sus once compañeros de equipo asistían como espectadores al maratón masculino.
Sin despedirse de ellos, Gebrselassie abandonó la residencia de los atletas en la Villa Olímpica de Stratford en Londres, se deshizo de la tarjeta de su móvil e inició el proceso de petición de asilo, convirtiéndose así en el cuarto atleta del equipo eritreo en solicitarlo.
"El mes pasado, cuando competí en España, recuperé algo de esperanza de que las condiciones en mi país mejorarían, pero parece que lo único que hacen es empeorar", contó el atleta a "The Guardian".
La visa concedida por las autoridades del Reino Unido a los atletas olímpicos expira en noviembre pero Gebrselassie aseguró hoy que se encuentra en negociaciones con responsables de la Agencia de Fronteras británica.
Aunque el número de deportistas olímpicos en paradero desconocido se estima en una docena, Gebrselassie es el primero en anunciar públicamente sus intenciones y motivos para no regresar a su país.
Su compañera de equipo, la atleta Rehaset Mehari, también pidió asilo al Reino Unido, pero evitó hablar con la prensa por temor a que el Gobierno eritreo tome represalias contra su familia, según el grupo opositor al régimen de Eritrea "Eritrean Youth Solidarity for Change", que ahora ofrece su apoyo a Gebrselassie.
"Hay razones para preocuparnos por nuestras familias porque el régimen es impredecible y es probable que interpreten mi decisión como una traición", afirmó Gebrselassie, quien teme una multa o la detención de alguno de sus parientes.
El corredor denunció las pobres condiciones de vida de sus compatriotas, las torturas, los trabajos ilegales forzados, y el servicio militar obligatorio e indefinido, que ha convertido a Eritrea en el país africano con el Ejército más numeroso, lo que el régimen justifica por su conflicto con Etiopía.
Issaías Afewerki lidera el Gobierno de Transición de Eritrea con un régimen unipartidista que mantiene un control férreo de este país de cinco millones de habitantes situado en el Cuerno de África.
Según la Organización de Naciones Unidas (ONU) alrededor de 36.000 personas abandonaron Eritrea en 2011. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala