Actualizado hace: 29 minutos
El Niño
Manabí vulnerable frente a fenómeno

Con los rezagos del último invierno, que tuvo consecuencias negativas para la provincia, un probable fenómeno El Niño encontrará altamente vulnerable a Manabí.

Miércoles 15 Agosto 2012 | 00:00



Esa es la apreciación de Roque Mendoza, exdirector provincial de la Secretaría de Gestión de Riesgos y con 18 años de experiencia en el sistema de protección civil del país.
No obstante, los riesgos son dinámicos, advirtió; por lo tanto, pueden aumentar o disminuir, dependiendo las acciones que se emprendan para la mitigación, expresó.
Por su parte, Mauro Andino, director provincial de Gestión de Riesgos, prefirió descartar la palabra altamente, aunque admitió que la provincia es vulnerable ante cualquier evento por tres factores: azolvamiento de ríos y quebradas; deforestación y la consecuente erosión.
Entonces, la vulnerabilidad persistirá mientras la gente no se concientice que no hay que talar árboles en colinas o en riberas.
Asimismo, explicó que el fenómeno El Niño todavía es considerada una posibilidad; sin embargo, de que esto se dé, los científicos adelantan pronósticos de que será leve y moderado.
Igual, hay sectores vulnerables, por ejemplo en Portoviejo, donde el peligro es latente. Un informe preliminar de un estudio de la Universidad Técnica de Bolívar señala que son zonas de riesgo todas las colinas de las parroquias San Pablo y de Andrés de Vera, la zona baja de Crucita, las riberas del río Portoviejo y sectores junto a quebradas. En las zonas altas, donde hubo deslizamientos y hundimientos de suelo, el riesgo es inminente. En la calle Che Guevara y en El Rocío, de San Pablo, y en las colinas de Andrés de Vera, bastaría con una lluvia de más intensidad y duración para que los cerros se desmoronen.
 
 en chone. La esperanza es lo único que tranquiliza a más de 40 familias albergadas en Chone. Fueron ubicadas a buen recaudo para evitar que sean víctimas de los deslizamientos de tierra que en el último invierno destruyeron sus viviendas en la ciudadela Jorge Gallardo, vía a Canuto. Este sector, por tal problema, y prácticamente todo el perímetro urbano por las inundaciones, garantizan la vulnerabilidad de esta ciudad manabita.
La reubicación de las familias a los albergues del Miduvi, en el paso lateral, se dio en abril pasado. Sin embargo, y desde entonces, se turnan para ocupar los baños, acceder a los cordeles para tender la ropa y hasta para ocupar los sanitarios.
Ana Cevallos, al igual que sus vecinos, ve su futuro incierto. "No vemos ninguna solución a nuestros problemas. No nos dicen sí nos darán casas o saldremos a arrendar. Aquí los días se hacen interminables porque estamos estrechos e incómodos", exclamó. Reinaldo López argumentó que en primer momento y tras la emergencia, autoridades llegaron con provisiones para ayudarlos y estaban pendientes de sus necesidades, pero poco a poco se terminó el interés. <

 

Alertas ante la inminencia

Mauro Andino, director provincial de Gestión de Riesgos, mencionó que es preciso estar alertas. En ese sentido, el comité cantonal de operaciones emergentes (COE), de Portoviejo, se reunirá el viernes próximo, indicó Alfredo Guerra, técnico de la unidad de Gestión de Riesgos, de la municipalidad.
La reunión, dijo, es para trazar planes de prevención ante la llegada del fenómeno El Niño. Manifestó que los temas que más preocupan al cabildo son los que no fueron resueltos con el último invierno, como el abastecimiento normal de agua potable y el deslizamiento de las colinas de Andrés de Vera.
Guerra aseguró que se esforzarán más por mitigar estos inconvenientes. Mientras, en el centro turístico El Concorde hay 94 familias albergadas, que esperan que el Municipio agilite el trámite para la donación del terreno donde el Miduvi construirá las casas con el bono que les asigne.<

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala