Actualizado hace: 3 minutos
Aplíquese el control urbano

Miércoles 15 Agosto 2012 | 00:00

El ordenamiento urbano de toda ciudad en pleno siglo XXI, como lo es el que estamos viviendo, conlleva a que debería existir un mejor uso de las vías públicas, evitándose el abuso que por siempre se ha venido dando por quienes irrespetan el derecho ciudadano a la circulación libre y sin obstáculos por aceras y calles. Esta circunstancia se da sin distingos de ciudad grande o pequeña, como también por la falta de aplicación de las normas convenientes, ante el quemeimportismo de las autoridades y funcionarios llamados a ejercer ese necesario control, con la sanción correspondiente y la prohibición futura a seguir con esa malhadada ocupación. También sucede porque hay municipios que no tienen vigente la ordenanza que regule esa adecuada y ordenada utilización de la vía pública, lo que hace que aumente ese caos urbano, complicándose así el poder vivir en una ciudad organizada, limpia y segura.


Se justifica en algunos casos que este estado de cosas irregular se debe a la difícil situación socioeconómica por la que atraviesan no solamente las ciudades, sino el país en general, pero esto no debería ser causal para que las aceras y calles se conviertan en mercados ambulantes y en talleres públicos, que a mas de promover el desaseo por la suciedad que ellos originan, obstaculizan la libre circulación de peatones y toda clase de vehículos, contraviniendo así las normas del buen vivir y los derechos ciudadanos que dan la Constitución y las leyes que de esta se derivan.
El construir servicios como los de aceras, bordillos y calles, así como alcantarillado y otros, así como mantener el barrido y recolección de basuras es una labor costosa para cada municipio, lo cual debe ser considerado seria y prolijamente por todos, por ciudadanos comunes y corrientes, así como por autoridades y funcionarios municipales, de tal forma que todos, aunando esfuerzos y voluntades, se trabaje por ese necesario ordenamiento urbano que tanto se requiere hoy y que tanto bien hará a las futuras generaciones. Hay que considerar también que parte de la salud pública tiene mucho que ver con ese ordenamiento que conlleva el control en la utilización correcta y adecuada de las llamadas vías públicas con aceras y calles limpias.
Se hace necesario entonces que todos quienes tienen que ver con este caso especial colaboren y actúen positivamente. Seamos ciudadanos con derechos y obligaciones. Y que las autoridades y funcionarios municipales cumplan con lo estipulado en las leyes, justificando así su paso por ese organismo de servicio comunitario. Que se apliquen las normas establecidas y si no se las tiene, que se las cree de acuerdo manda la ley que regula el accionar municipal y que se ejerza así ese necesario y conveniente control en favor del ordenamiento urbano.<

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: